La Jacetania debatirá a propuesta de CHA los sistemas de autoconsumo con balance neto energético

El Consejo Comarcal de Jacetania que se reunirá este jueves, debatirá y votará una moción del Grupo de CHA, en la que se propone solicitar el apoyo al sistema de autoconsumo con balance neto energético e instar a los gobiernos de Aragón y de España para que promuevan, faciliten y regulen su instalación, ya que dicho sistema de producción descentraliza y multiplica los puntos de producción eléctrica, facilitando el ahorro y el consumo eficiente y utilizando mayoritariamente la energía solar, una fuente gratuita, inagotable, limpia y respetuosa con el medio ambiente que reduce el consumo de combustibles fósiles.

José María Bartolomé, portavoz de CHA en la Comarca de Jacetania, recuerda que “desde hace años numerosos colectivos, empresas, asociaciones y pequeños productores están pidiendo al gobierno que aborde esta regulación, gracias a la cual los productores energéticos consumen la energía producida, aportando los excedentes a la red y obteniendo de la misma la energía necesaria cuando el sistema no esté produciendo o lo haga por debajo de las necesidades propias. Finalmente el saldo entre energía aportada y consumida será la que se compute a efectos de pagos o cobros”.

Sin embargo recuerda que en España, a pesar de todas las ventajas de este sistema, se legisla en contra del autoconsumo, y por Real Decreto Ley 9/2013 de 13 de julio, las empresas y familias que opten por el autoconsumo energético ven incrementada la cuota de peaje en un 27%. Bartolomé señala que “este es un dato más de cómo se ha legislado la política energética en nuestro país donde se penaliza la energía sostenible, algo que resulta incomprensible y que es preciso modificar ya”.

De ahí la propuesta de CHA para que exista una regulación que de verdad sea una apuesta por un sistema descentralizado, ecológico y barato de producción y consumo energético, para lo que el Gobierno de España tiene que modificar el Real Decreto Ley 9/2013 de 13 de julio, y:

a)- Desarrollar un tratamiento fiscal específico, diferente al reservado a los productores industriales, de régimen especial o de cogeneración, que permita el autoconsumo con balance neto garantizando la venta del excedente a la red a precios de mercado, y favoreciendo la inversión en la instalación, enganche a red y mantenimiento.

b)- Promover que los sistemas ajusten la producción al consumo, sin poner límites al mismo que puedan impedir su aplicación en numerosas ramas industriales y explotaciones agrarias, negándoles la mejora de su competitividad.

c)- Autorizar el autoconsumo compartido, de modo que varios consumidores puedan beneficiarse de una misma instalación, como ocurriría en una comunidad de vecinos o un polígono industrial.

d)- Permitir que el titular de la instalación y el de la superficie donde ésta se ubica sean distintos, al objeto de permitir modelos de negocio propios de las empresas de servicios energéticos y evitar que las rigideces contractuales impidan artificialmente la introducción de una mayor competencia en el sistema eléctrico.

e)- Dejar el autoconsumo instantáneo exento del pago de peajes por el acceso a las redes –puesto que no se están usando–, mientras que el intercambio de energía propio del balance neto sólo debe abonar los peajes que le correspondan por el uso efectivo de las mismas.

f)- Reducir al mínimo necesario las tramitaciones administrativas, evitando el retraso de los proyectos y los sobrecostes derivados y fijar un coste de enganche a la red que no suponga una barrera de entrada.

g)- Contemplar medidas que, de acuerdo con Ayuntamientos y Comunidades

Autónomas, aprovechen las posibilidades del desarrollo del autoconsumo con balance neto para estimular la rehabilitación de edificios y barrios, el poblamiento rural y el desarrollo de actividades económicas derivadas de esta tecnología.