Los barrios hacen un "buen balance del año" aún con las cuestiones "enquistadas"

Coso Alto sociedad gente oscenses

Cada barrio tiene sus reivindicaciones históricas, o que llevan muchos años en el tintero, precisamente por la “difícil solución” que tienen. Son, como asegura la presidenta de la Federación de Asociaciones de barrios, Susana Oliván, las “cuestiones enquistadas”, algunas que mejoran con tímidos pasos pero la mayoría se encuentran paralizadas. A pesar de ello, los barrios sostienen que “en general, ha sido un buen año, con un balance positivo”.   Desde la Federación de barrios se apunta a que “tras muchos años de abandono hacia estos colectivos”, sienten que se ha dado un paso notable y el cambio ha sido “a mejor”. En este sentido se sienten con mayor capacidad y representación, lo que supone un factor a tener en cuenta.    Sin embargo, hay cuestiones que no terminan de resolverse, problemas con “difícil solución”, y, por ello, se encuentran “paralizadas”. Es el caso de los botellones, bares y locales comerciales para el barrio de San Lorenzo, el solar de la cárcel para el Perpetuo Socorro; los problemas urbanísticos para el Casco Viejo; o el sentimiento de falta de actividad de los barrios periféricos, entre otras cuestiones   De momento, los barrios tienen las miras puestas en entrar al 2014 con nuevos proyectos. Es el caso, por ejemplo, del Casco Viejo que “tras la negativa de las Administraciones a aceptar su proyecto de incluir restos arquitectónicos y ruinas halladas en la zona como reclamo turístico”, van a contar con “expertos y técnicos en la materia” para presentarlo de manera formal al principio del año.