La riada vivida en el mes de junio marca el 2013 en el Valle de Benasque

Crecida riada agua lluvias Ésera Benasque

Los vecinos del Valle de Benasque se preparan para despedir un año que muchos de ellos recordarán en el futuro. La riada sufrida en el mes de junio marcó un antes y un después en el 2013. A unos días de entrar en el 2014, las obras están prácticamente finalizadas y las que no llegarán a su fin en pocos días.

El 17 de junio, Benasque amanecía con agua es calles, carreteras y caminos. Las lluvias de esos días sumadas al deshielo hacían que se desbordasen ríos y barrancos, entre ellos, el Ésera, que se desbordó en diferentes puntos del Valle de Benasque causando grandes daños. Por fortuna, no hubo que lamentar daños personales y las casas de los vecinos tampoco fueron dañadas en exceso.

La peor parte se la llevaron algunas infraestructuras municipales como la zona deportiva de Benasque o de Castejón de Sos, además del camping de esta última localidad. También las carreteras, en especial la A – 139, la A - 2617 y la N – 260, y las defensas del río. Durante los primeros días, además, hubo importantes problemas con el suministro eléctrico en el casco antiguo de Benasque y con el suministro de agua. Recordar que, durante varios días, los vecinos de la villa contaron con el agua proveniente de cisternas.

Hay que hablar de millones en las inversiones realizadas para la recuperación de servicios e infraestructuras. El departamento de Carreteras del GA invirtió más de 2 millones de euros y la Confederación Hidrográfica del Ebro unos 6.

Pero la riada también trajo consigo algunas cosas positivas. Las redes de abastecimiento y la potabilizadora que se encontraban en muy mal estado fueron reemplazadas y la rotonda de Cerler, que era una reivindicación, también se acometió.

Además, de este suceso surgió un grupo de trabajo centrado en potenciar el Valle de Benasque como destino turístico que, desde entonces, trabaja en la promoción de la zona. Y es que hay que recordar que las imágenes mostradas de lo sucedido en el valle hicieron que un importante número de turistas anulasen sus reservas. El lema “Hay que ir a Benasque” recorrió redes sociales y foros y finalmente, se recuperó la temporada de verano.

Además, Castejón de Sos y Benasque recibieron, por primera vez, la visita de la Reina Sofía que quiso mostrar su apoyo al valle.