Estupor nacional por el caso de los octogenarios de Laluenga

Entre las noticias más destacadas del 2013 en el Somontano destaca la detención de la pareja de ancianos de la localidad acusados de abusar de una treintena de mujeres que les cuidaban prácticamente en régimen de esclavitud. La sorpresa de los escasos 200 habitantes de Laluenga se transmitía a nivel nacional a través de gran cantidad de medios de comunicación que se hacían eco de este suceso que la Guardia Civil daba a conocer a finales de noviembre.

Todos los vecinos entrevistados destacaban que el matrimonio apenas tiene relación con el resto de habitantes de Laluenga y aunque afirmaban que les extrañaba la gran cantidad de jóvenes que pasaban por esta casa, situada a las afueras del pueblo, aseguraban que nunca sospecharon que la situación pudiera llegar a tales extremos.

Sin embargo, sí sabían de la detención en el mes de octubre del anciano tras ser denunciado por primera vez por una de sus empleadas porque él mismo lo contó culpando a la denunciante de no decir la verdad. A partir de esta denuncia comenzó la investigación que destapaba todo el suceso.

Según apuntaba la Guardia Civil, las empleadas se alojaban en el domicilio de los ancianos donde eran encerradas sin poder salir, ni mantener prácticamente contacto con el exterior, llegando a romper sus teléfonos móviles y siendo sometidas a situaciones que atentaban gravemente a su integridad física y psicológica. Del total de chicas que pasaron por la vivienda, los agentes identificaban y localizaban a 8 mujeres que denunciaban los hechos.

La pareja de ancianos, L.J.G,. de 85 años y R.O.O., de 83 años, era acusada de los delitos de trata de seres humanos, detención ilegal, amenazas y contra el derecho de los trabajadores. Además, también eran detenidos J.A.C.G., de 70 años, como supuesto autor de los delitos de trata de seres humanos y cómplice de delito contra el derecho de los trabajadores y V.A.L.M, de 58 años, detenido como supuesto autor de un delito de trata de seres humanos. Todos ellos eran puestos en libertad con cargos.