Airon Club inaugura su nueva pista con un reconocimiento a los históricos tenistas de Monzón

Hoy en día, Airon Club, en Monzón, se ha convertido en uno de los clubes sociales y deportivos con más solera en Aragón. Todo ello ha sido posible gracias a que desde hace años, igual que pasa en el deporte de la ciudad, ha habido una serie de personas que han marcado diferentes épocas gloriosas en la vida del club, de forma directa o indirecta, pero todos ellos importantes a la hora de contribuir a sembrar los mimbres de generaciones posteriores.

En la familia del tenis, éste es el caso de personas como los Ríos, Sanvicente, Teixidó, Blanc, Medina, Parra, Lemús, Ordín, Casas…y otros muchos que desde los años 60 hasta nuestros días les tocaba jugar con aquellas raquetas de madera, echar serrín a la pista para poder jugar durante toda la mañana o bien pasar unas horas delante de la máquina de escribir, para confeccionar las actas federativas o permanecer largas horas en la pista, no sólo para jugar sino para enseñar a aquellos que a todos apasionaba: el tenis.

En honor a todas aquellas personas, Airon Club, más de 40 años después y con motivo de la “inauguración” oficial de la nueva pista 3 de tenis, decidía en su junta directiva hacer un pequeño homenaje a esos jugadores que han marcado un hito en la historia del club y de Monzón.

De este modo, el pasado fin de semana los citados Ríos; Sanvicente; Blanc y Parra, jugaban un pequeño partido 40 años después de todas las hazañas vividas y estrenaban la nueva pista de tenis de Airon que sigue creciendo y sigue mejorando sus instalaciones. La "nueva" pista 3 de tenis, se ha hecho con nueva resina, nueva superficie, con alumbrado y con un aspecto inmejorable para practicar tenis durante todo el año en el club social y deportivo de Monzón.

Los “homenajeados” disfrutaron de lo lindo, y a la par que recordaban viejas historias, jugaron un buen rato tras calentar cerca de 20 minutos. Los allí presentes, jugadores, técnicos, miembros de la junta, familiares, socios y amigos pudieron comprobar como, a pesar de rondar la mayoría los 70 -80 años, todavía mantenían el toque y la técnica que tantas alegrías habían dado al tenis de Airon Club y de Monzón en general.