Un conductor detenido por superar la tasa de alcohol tras una persecución por las calles de Huesca

Este pasado fin de semana, la Policía Local detenía a dos personas que circulaban bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Uno de ellos, haciendo caso omiso de las señales de los agentes, era perseguido por varias calles de la ciudad e interceptado ya en la autovía A-23. Un tercero, que se negaba a someterse a las pruebas de alcoholemia, era detenido tras ser interceptado cuando circulaba en dirección contraria.

La primera detención se producía en la madrugada del día 15 en travesía Ballesteros. Una patrulla que se encontraba circulando en la zona paraba a un conductor que circulaba en sentido contrario al establecido.

Al invitar a hacer las pruebas de alcoholemia reglamentarias, éste se niega a someterse al proceso, por lo que es detenido tras la realización del correspondiente Atestado que se envía al Juzgado de Guardia para Juicio Rápido.

En la madrugada del día 16, también en Travesía Ballesteros, se paraba a un conductor que circulaba con las luces apagadas. Sometido a una prueba de alcoholemia arrojó un nivel de 0.79 mg., de alcohol por litro de aire espirado, por lo que fue detenido tras la realización del correspondiente Atestado que se envió al Juzgado de Guardia para Juicio Rápido.

El mismo día, en la calle Alcañiz, una patrulla que se encontraba circulando por la calle Obispo Pintado, observó como un vehículo no respetaba un ceda el paso y continuaba a gran velocidad por la calle Ramón J. Sender, por lo que continuó tras él por varias vías de la ciudad, haciendo caso omiso a las señales de alto de los agentes, hasta abandonar el casco urbano y trasladarse hasta la A-23, dirección Almudévar.

Finalmente, era interceptado y sometido a una prueba de alcoholemia arrojando un nivel de 0,32 mg. de alcohol por litro de aire espirado, (se trata de conductor novel cuyo límite lo tiene en 0,15mg.).

Comentarios