Las ventajas de un traspaso no convencen a los emprendedores debido a la crisis

A pesar de las ventajas que ofrece un establecimiento que ya se encuentra en funcionamiento, la actual coyuntura económica está frenando a los emprendedores de la provincia que, en muchos casos, no se atreven a arriesgar su capital. En 2013 fueron 22 las personas atendidas por la Cámara de Comercio interesadas en traspasar su negocio, cifra muy similar a la de años anteriores.  La mayor parte de ellos pertenece al sector del comercio y las razones que les lleva al cese de su actividad suelen ser diversos. Una de ellas por jubilación, pero también hay razones económicas y personales. El traspaso, en este caso, es una de las opciones más ventajosas para muchos emprendedores, además de evitar el cierre de establecimientos.    La viabilidad del negocio, conocer las condiciones del contrato de arrendamiento, los trámites y ayudas a las que pueden acogerse son algunas de las dudas que plantean los emprendedores a la Cámara de Comercio. En 2013 se atendió a 14 personas, de las que sólo una era por relevo generacional.   Uno de los principales objetivos que se persigue en el asesoramiento jurídico y económico que se presta desde este organismo es el de garantizar que aquellos negocios que funcionan bien no cesen su actividad. En 2013, según el Instituto Nacional de Estadística, 191 empresas de la provincia lo hicieron y 210 locales cerraron sus puertas.