El obispo de Lérida inicia la Visita Ad Limina con el litigio de los bienes entre los temas a tratar

Joan Piris, obispo de Lérida, forma parte del segundo grupo que va a participar en la Visita Ad Limina. Este lunes todos los obispos españoles van a tener un encuentro con el Papa Francisco, y finalizará este evento para los 44 obispos del primer grupo, entre los que han asistido los obispos de Barbastro-Monzón y Huesca-Jaca, Alfonso Milián y Julián Ruíz, y comienza para el segundo grupo formado por 39 obispos.

El litigo de los bienes fue de uno de los temas que Alfonso Milián y Julián Ruíz trataron en las reuniones que mantuvieron con el Papa Francisco y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín. Esta ha sido la primera vez que los máximos responsables de las diócesis altoaragonesas comunican a un Pontífice este problema que lleva enquistado más de 15 años.

Ambos solicitaron que las 112 obras de arte, el frontal de Berbegal, la portada de la iglesia de El Tormillo y las tablas de Peralta de Alcofea, que se encuentran en depósito en Lérida regresen a Aragón. Tras conocer la opinión de Milián y Ruíz, la Santa Sede podrá tratar el litigio con el obispo de Lérida, Joan Piris.

Todas las sentencias de la Santa Sede y de los tribunales civiles han sido favorables a la diócesis de Barbastro-Monzón. Este litigio fue iniciado por el entonces obispo de Lérida, Ramón Malla, el 7 de julio de 1998 y continuado por Ciuraneta, Salinas y Piris en la actualidad.

Recientemente el Tribunal Supremo desestimaba dos recursos de casación del Consorcio del Museo de Lérida, del que forma parte el Obispado de Lérida, contra la catalogación realizada por el Gobierno de Aragón de 86 obras declaradas Bienes Inventariados del Patrimonio Cultural y de 24 obras que son Bienes de Interés Cultural. Todavía quedan tres recursos de casación pendientes en el tribunal Supremo, repartidos entre la Generalit de Cataluña y Diputación Provincial de Lérida, por la catalogación de bienes. Aparte de otros dos que afectan al Obispado de Huesca. En ninguno de ellos se cuestiona la propiedad de las piezas, tema resuelto por las vías eclesiástica y civil a favor del Obispado de Barbastro-Monzón.