El intrusismo y la economía sumergida frenan una oferta turística homogénea en la provincia

Casa Mallata turismo rural huerto huerta

Una de los puntos débiles que presenta la oferta turística en la provincia de Huesca es el alto grado de intrusismo que existe, además de cierta economía sumergida, difícil de medir, que compiten con toda la actividad legalizada. Ello dificulta la homogeneización de la oferta, necesaria especialmente en el caso de los alojamientos de turismo rural y apartamentos turísticos.  En la actualidad, la economía sumergida representa, en términos globales, un 25% sobre el Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, no se tiene datos reales y, por tanto, se desconoce la repercusión que esta práctica supone para aquellos establecimientos que están regularizados, tal y como explica Jorge Gómez, coordinador del Observatorio Socioeconómico.  En el año 2013 hubo un volumen similar de plazas ofertadas respecto al año anterior, cuya cifra asciende a 37.948 (entre todas las modalidades de alojamiento). Aumentó la oferta en campings y apartamentos turísticos, mientras que se redujo ligeramente en establecimientos hoteleros y de turismo rural.   En estos momentos, sólo los establecimientos hoteleros y los campings suponen casi el 80% de la oferta operativa y el 88% de los viajeros de la provincia.