El consultorio médico de Cruz Blanca, un servicio necesario para 112 personas que va en aumento

Desde que en septiembre de 2012 el Gobierno de Aragón retirase la tarjeta sanitaria a 2.292 inmigrantes irregulares en la provincia, la atención médica para estas personas ha dado un vuelco. Los recortes sanitarios también han afectado a los españoles. El aumento del copago farmacéutico ha hecho que muchos no puedan afrontar la compra de sus medicamentos. Con estos cambios Cruz Blanca vio la necesidad de crear un consultorio médico y un banco de medicamentos. Cada mes realiza 54 consultas. En más de un año de existencia ha atendido a 112 personas, un número que va en aumento ya que en los dos últimos meses han registrado 22 nuevos pacientes. Con el Real Decreto se retiró la tarjeta sanitaria a cerca de 2.300 inmigrantes irregulares en la provincia. Perdieron su médico de cabecera. Al hablar con una de estas personas nos cuenta que en aquel momento acudió a urgencias, pero allí le decían que su problema no era urgente y que debía ir al médico de cabecera, algo que ya no tenía. “Acabé harta y no fui más”, nos cuenta. Tenía papeles hasta que a su marido se le acabó el trabajo y perdieron el derecho de residencia. Estas personas deben acudir a urgencias y si no tienen dinero para pagar, firmar una factura de la que muchos desconfían. No saben si supondrá un problema cuando vuelvan a pedir la residencia legal en el país.

Audio sin título
Audio sin título

Ahora se encuentra muy tranquila porque a través de Cruz Blanca han tramitado el “programa aragonés de protección social de la salud pública”. Es algo similar a una tarjeta sanitaria que pueden conseguir si llevan empadronados más de 6 meses en Aragón y tienen bajos ingresos (menos de 532 euros al mes). Ahora vuelve a tener médico y atención normalizada, a excepción de la subvención de los medicamentos.

El caso de Eduardo es distinto. Él es español y conserva su derecho a la atención sanitaria, pero no tiene suficiente dinero para comprar medicamentos. Además de otras complicaciones, es diabético, razón por la que ha perdido la vista de un ojo y su trabajo como vigilante de seguridad. En la farmacia debería pagar unos 130 euros al mes. No puede porque lleva tres años en el paro y le han denegado la incapacidad. Con la ayuda de los medicamentos y también de la alimentación, Eduardo ha ido salvando la situación de su familia. La próxima semana le operarán del ojo y espera de de esa forma pueda conseguir o un trabajo adaptado o los ingresos por incapacidad que ahora le deniegan.

El 23% DE LOS ATENDIDOS TIENE PROCEDENCIA ESPAÑOLA

En los dos primeros meses del año han usado el consultorio 74 personas, 22 de ellas nuevos pacientes. El 23% son de origen español, el 30% de África del norte. Hay un 20% procedentes del África subsahariana y otro 20% de Latinoamérica. Sólo un 7% son de Europa del Este. En 2013 se realizaron 258 consultas. Están atendidas por médicos y enfermeras que realizan su trabajo de forma voluntaria.