Sale adelante la moción sobre el cambio de nombre del Centro Cívico de Monzón

Pleno Ayuntamiento Monzón concejales ausentes

Con los votos a favor de PP-PAR, el pleno del Ayuntamiento de Monzón aprobaba cambiar el nombre del Centro Cívico “Manuel Azaña” por el de “Miguel Lemus”. Este punto se convertía en uno de los más polémicos en el orden del día, y terminaba con el abandono de los concejales del PSOE, IU y CHA, que se ausentaban de la votación en señal de protesta.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Desde el PP explicaban que presentaban esta moción tras recoger la opinión de muchos ciudadanos. Debido al estrecho vínculo que Miguel Lemus tenía con tantas asociaciones de Monzón, consideraban que éste era el mejor homenaje que se le podía hacer.

En ese sentido se manifestaba el PAR, que recordaba que la designación del Centro Cívico se aprobaba en 2009 por mayoría simple -ellos no lo apoyaron-, y se mostraban dispuestos a otorgar el nombre de Manuel Azaña a una calle, como ya propusieron entonces, para evitar susceptibilidades.

Los grupos de la oposición, por su parte, coincidían en calificar esta moción de mal gusto por tratar de una persona recientemente fallecida; pedían que se retirara, y manifestaban su contrariedad con la propuesta de resolución, dejando claro que compartían los antecedentes, y que no dudaban de la calidad humana de Lemus, ni de que era una persona muy querida por los montisonenses. Lo calificaban, además, como un mal precedente, ya que no se puede estar cambiando el nombre de los sitios públicos con cada gobierno municipal.

El PSOE consideraba de mala praxis y una falta de respeto a Miguelito esta moción, señalaba que debería haber pasado previamente por la junta de portavoces y que se debería haber buscado el consenso. IU recordaba que ya hace unos años el PP recogió firmas para cambiar el nombre del Centro Cívico, por lo que consideran que se está utilizando su memoria y que es el peor homenaje que le pueden hacer. CHA lo tildaba de provocación, siendo que hay numerosos lugares a los que se le puede poner su nombre (centro de recepción de visitantes al castillo, una calle en la zona deportiva…)

Tras un acalorado debate, el equipo de gobierno pedía un receso. Minutos después, decidían seguir adelante con la moción, lo que provocaba la “espantada” de toda la oposición. Según decían posteriormente, no querían votar en contra, pero la proposición no les parecía adecuada ni por el fondo ni por las formas, por lo que se producía este inédito abandono en bloque.