Todo apunta a que habrá que comprar nuevos libros de texto el próximo curso

Con la entrada en vigor de la nueva ley educativa, la LOMCE, cambia el currículum y se modifican por tanto los conocimientos mínimos que debe tener un alumno para aprobar una asignatura. En la práctica, esto va a suponer cambios en los libros de texto y, por tanto, la necesidad de que las familias tengan que comprar todo el material nuevo en 1º, 3º y 5º de Primaria, cursos en los que empezará a implantarse esta ley.

La Federación de Asociaciones de Padres se muestra contraria a este cambio. Andrés Cadenas, representante de FAPAR en la provincia, asegura que habrán podido cambiar los criterios de evaluación, pero asignaturas como por ejemplo matemáticas, no cambian.

El 28 de febrero se aprobaron los nuevos currículum de Primaria, y ahora son las comunidades autónomas las que tienen que desarrollar parte de este contenido. Eso sí, es el centro el que tiene la última palabra. Son los colegios e institutos los que elegirán qué libros se van a utilizar, incluso hay profesores que prefieren no seguir un texto y prepararse con fotocopias y apuntes el temario.

Desde FAPAR animan a los profesores a ahorrar lo máximo en libros de texto para evitar que las familias tengan que hacer frente a un gasto tan importante, teniendo en cuenta que la LOMCE está recurrida por varias asociaciones, por partidos políticos… y puede que el temario o esos conocimientos mínimos sufran modificaciones.

A esta incertidumbre se suma la de la economía. Una familia en situación complicada no podría hacer frente a este desembolso económico, y aunque presente los papeles y cumpla todos los requisitos para obtener una beca de Educación, debido a la actual coyuntura económica y las miles de peticiones que se reciben para estas ayudas, podrían quedar fuera y no poder pagar los libros. Algo que ya ha pasado este curso en la provincia y que podría complicarse si cambian los libros de texto.