Alertan sobre el posible impacto ambiental de la carretera de Arcusa-Aínsa

Izquierda Unida considera que podrían haberse vulnerado normativas de calado medio ambiental en las obras de la carretera entre Arcusa y Aínsa. Por ello, su portavoz en las Cortes de Aragón, Miguel Aso, preguntará al consejero Modesto Lobón por las posibles “afecciones y las medidas impuestas para corregirlas”, así como por el hecho de que estas obras “no hayan contado desde el principio” con el procedimiento ambiental oportuno.

Desde IU subrayan que era necesaria una intervención “mucho más moderada y acorde a la realidad” a la que se está efectuando y aseguran que “podrían haberse vulnerado normativas medioambientales fraccionando las partes del proyecto”, algo que consideran que debería supervisarse por parte del Gobierno de Aragón.

Se trata de obra ejecutada por la Diputación Provincial de Huesca (DPH) en torno a la cual IU denunció la desviación de 145.200 euros en el mes de febrero y la cual, alertan, “sigue incrementando el presupuesto” con la nueva partida para “Estabilización de talud con bulones”, a través de un contrato por importe de 58.827 euros.

La portavoz de IU en Aínsa, Marisa Ventero, subraya que esta carretera fue calificada de “Ensanche y mejora de calzada” y se dividió en tres fases “al objeto de facilitar los trámites de construcción”. Asegura que con esta forma de plantear las obras, parece que la DPH “pretenda evitar tanto las alegaciones como la realización del procedimiento ambiental necesario para nuevas carreteras”.

Además, recuerda que hace unos meses fue necesario el uso de dinamita que produjo una “importante acumulación” de restos de demolición junto a los cauces de agua que discurren por la zona. Alerta de que se trata del entorno de acceso al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, con las correspondientes afecciones medioambientales que podrían producir estos cúmulos y los consiguientes deslizamientos del terreno.