Manifiesto 8 de marzo en defensa de unos servicios públicos de calidad en Los Monegros

Hemos venido hasta aquí muchas personas procedentes de distintos puntos de nuestra comarca, de nuestra provincia y de fuera de ella para reivindicar una vida digna en nuestros pueblos. Han sido muchos los años de lucha de nuestros padres y madres, abuelos y abuelas y de nosotros mismos para conseguir alcanzar unos servicios en nuestro medio rural que ahora vemos prácticamente desmantelados.

Las personas que aquí vivimos, porque así lo hemos elegido queremos seguir disfrutando de lo que supone habitar en un medio rural donde se encuentran nuestras raíces o donde queremos que se arraiguen.

No queremos que nos aboquen a una mera supervivencia donde la calidad de vida sea mínima, donde escasamente se cubran las necesidades educativas, sanitarias y sociales.

No queremos que la juventud crezca en un mundo donde todos los logros conseguidos en estas últimas décadas hayan desaparecido, ni tampoco que nuestros ancianos terminen su trayectoria vital después de toda una vida trabajando, en condiciones de penuria.

Los recortes en educación, sanidad y servicios sociales nos están empobreciendo como sociedad, de la misma manera en el campo que en la cuidad. Quizás el medio rural por contar de partida con menos recursos, es el que está acusando con más virulencia las consecuencias de los mismos.

En la educación vemos como se cierran guarderías, aulas en escuelas pequeñas, como se suprimen plazas de maestros y profesores y con ello eliminan la posibilidad de educar en condiciones de calidad y de atender a la diversidad del alumnado que más lo necesita.

Reducen drásticamente las ayudas para libros, becas de comedor y transporte, encarecen tasas en estudios superiores con lo que ya se está viendo que algunos jóvenes con buena capacidad intelectual y buenos resultados académicos, tienen que dejar los estudios universitarios porque el alto coste de los mismos y la inexistencia de becas imposibilitan su cobertura económica.

Si hablamos de servicios sociales la situación es también bastante alarmante ya que son muchos los sectores de población desatendidos por el recorte de subvenciones, llegándose a alcanzar casos de pobreza extrema entre nuestros vecinos.

En lo que se refiere a la asistencia sanitaria de nuestra comarca la situación al igual que en el resto del país es desastrosa. A la falta de sustituciones para atender a los pacientes, se unen las largas listas de espera para ser atendidos por especialistas en los centros hospitalarios, la mala cobertura en ambulancias para una comarca tan grande como la nuestra…

Si alguien piensa todavía que no son suficientes motivos para salir a la calle a que se nos escuche que se pregunte porque no tenemos una buena red de carreteras, coches de bomberos, ambulancias, centros de día y residencias, servicios culturales, infraestructuras deportivas….

Que se pregunte qué políticas deciden que en el mundo rural haya tan pocos servicios, ¿no valemos las personas por igual? ¿no valen nuestros votos por igual?... Es lamentable que solo se acuerden de los pueblos a la hora de hacer campaña electoral.

Porque queremos seguir creciendo aquí que crezcan muestras familias y que deseen lo mismo que nosotros. Como decía Labullonera: ” haremos un hogar y un paisaje “.

Para que una vida digna en nuestros pueblos pueda seguir adelante nos toca luchar a todos unidos padres y madres, trabajadores y parados, jóvenes y ancianos…porque estamos todos en el mismo barco y juntos tenemos que llevarlos a buen puerto.