El suelo tras los incendios a estudio en Huesca

La ‘IV Jornada sobre conservación y rehabilitación de suelos’ de Huesca se centra en el análisis de las medidas aplicadas tras los incendios para facilitar la recuperación de los espacios naturales. Sergio Prats, investigador de la Universidad de Aveiro, y Álvaro Hernández, del Gobierno de Aragón, intervendrán como ponentes en este encuentro que coordina el profesor del Campus oscense, David Badía. La cita será este martes, a las 17’30 horas, en el IEA.

‘Actuaciones de emergencia post-incendio de Aragón’, es el título de la primera de las conferencias, que impartirá a esa hora Álvaro Hernández, que es Jefe de la Sección de Restauración Hidrológica y Forestal de la D.G.A. En ella explicará las medidas que se toman en los ecosistemas de nuestra comunidad como primera respuesta tras el fuego para evitar la erosión del suelo que ha quedado sin cubierta vegetal.

La efectividad de las medidas aplicadas en Portugal para la conservación de suelos tras los incendios será el tema que desarrollará en la segunda parte del encuentro, a partir de las 20,30 horas, Sergio Prats. Este investigador del Centro de Estudios do Ambiente e do Mar de la citada universidad portuguesa, ha concluido recientemente su tesis doctoral sobre esta materia evaluando la utilidad y la evolución de las distintas técnicas usadas en el noroeste peninsular -a partir cubiertas de cáscaras, agujas de pino, ramas, u otros elementos- para controlar la escorrentía y evitar el deterioro de distintos tipos de suelos en meses posteriores a un incendio, hasta que se restablece una primera protección vegetal.

Conocer mejor los efectos reales, en distintos contextos, de estas intervenciones, además de la relación entre su coste y su efectividad, es el principal objetivo de esta jornada, señala, David Badía, coordinador de la misma, e investigador de la Escuela Politécnica Superior de Huesca que también ha trabajado sobre estos aspectos en distintas comarcas aragonesas. “Evaluar la efectividad de estas actuaciones no es demasiado frecuente, ya que generalmente los recursos están destinados a la intervención concreta y urgente sobre el terreno”, precisa este profesor, que considera que la labor de investigación de universidades y centros científicos puede llenar este hueco y ayudar a mejorar las técnicas utilizadas.