La modificación de la interrumpibilidad no soluciona definitivamente el problema

El Boletín Oficial del Estado publicaba este martes la orden por la que se modifica un dictamen anterior, donde se regula el mecanismo competitivo de asignación del servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad. Según explicaba Hidro-Nitro a esta redacción, lo positivo de esa nueva orden es que se podrá ofertar como interrumpible la potencia media anual, y no la potencia en horas punta.

Tal y como apuntaban las mismas fuentes, el impacto negativo de la bajada de retribución del servicio será menor que en la situación inicial prevista. Sin embargo, consideran que sigue suponiendo una bajada significativa y un aumento de costes en consecuencia.

Explicaban, además, que dado que se desconocen muchos términos sobre la potencia a sacar a subastas y la manera de pujar a la baja en las mismas, es muy difícil asegurar el impacto sobre los costes. Siendo optimistas –añadían-, en el caso de HNE se estima un sobrecoste del orden de 2,4 millones de euros.

Desde Hidro-Nitro concluyen asegurando que todo ello implica otro golpe sobre la competitividad de la planta, que se añade a otros con carácter también definitivo, como pueden ser las nuevas bases de cotización o la subida de las tarifas de acceso eléctricas en enero.

Recientemente, el Consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga, explicaba en La Ventana del Altoaragón que estaban muy pendientes de esta modificación, y que el Gobierno de Aragón había presentado una serie de alegaciones a la Orden inicial, al objeto de reducir al máximo los efectos de la misma.

Cabe recordar que en la provincia hay cuatro empresas afectadas por la interrumpibilidad: tres de ellas en Monzón (Hidro-Nitro, Carburo del Cinca y Química del Cinca) y una en Sabiñánigo (Ercros)