La bióloga oscense Carmen Ascaso propone un viaje en imágenes por el desierto de Atacama

Carmen Ascaso

La aridez y la vida en las rocas del desierto de Atacama, en Chile, centra la conferencia que el lunes, día 17, imparte Carmen Ascaso en el Centro Ibercaja Villahermosa. Esta bióloga oscense de reconocido prestigio fue la descubridora y desarrolladora de nuevas técnicas de microscopía electrónica y provocó gran repercusión con su estudio de un meteorito procedente de Marte. En Huesca explicará cuánta información puede surgir de las rocas del desierto más árido del mundo.

La conferencia está concebida como un viaje en imágenes. Empieza en la ciudad de Antofagasta, al borde del océano Pacífico. En las imágenes de Yungay se podrá apreciar la belleza del desierto y se comentarán brevemente algunos de los experimentos que se llevan a cabo en la zona. Este desierto es 200 veces más seco que el Sahara, las temperaturas oscilan 60º C entre el día y la noche y recibe la máxima radiación ultravioleta en el Planeta. Y a pesar de que hasta hace poco se consideraba que la vida en este lugar de la Tierra era inexistente, el equipo de investigación ha descubierto abundante vida microbiana dentro de halita (sal común), por existir disponibilidad de agua, gracias a las propiedades higroscópicas de la sal.

El yeso y la ignimbrita, roca con bastante parecido a la piedra pómez, albergan una rica colonización de microrganismos, que nos hace pensar que estamos frente a microjardines formados en el interior de esas rocas. De hecho estas piedras son los únicos sustratos con alguna forma de vida, al no existir allí ni plantas ni animales.

Carmen Ascaso ha sido subdirectora del Instituto de Recursos Naturales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y directora del Servicio de Microscopía y Ecología Microbiana.