Concentración ante el Ministerio de Industria de las empresas dedicadas al tratamiento de purines

El sector porcino y las empresas de tratamientos de purines -tres de ellas en el Cinca Medio y otra en La Litera-, se concentran este martes ante el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en Madrid, con la intención de paralizar la propuesta del Real Decreto que va a modificar los parámetros retributivos de la cogeneración. De salir adelante, pondría en serias dificultades la supervivencia de estas empresas, ya que sus retribuciones se verían reducidas en un 40%, haciendo inviable la actividad.

Recientemente, el presidente de Ceos Cepyme Cinca Medio, Ignacio Baso, mostraba su preocupación por la situación de las plantas de cogeneración existentes en la comarca ante esta reforma; una inquietud que hacía extensiva a los numerosos problemas que afectan a la actividad empresarial del Cinca Medio, como por ejemplo, la interrumpibilidad.

Según el sector, la propuesta de Real Decreto y la Orden Ministerial por las que se regula la actividad de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos, hace una "errónea" equiparación de las instalaciones de tratamiento de los excedentes de purín con las plantas de cogeneración convencional, lo que resulta "discriminatorio" en relación a otras instalaciones de tratamiento de residuos.

El cierre de las plantas pone en peligro la sostenibilidad de las más de 3.000 explotaciones ganaderas que actualmente gestionan sus excedentes de purines en las 29 plantas de tratamiento que hay en España, e implica la pérdida de más de 4.200 empleos directos e indirectos, en su mayoría en entornos rurales. En el Cinca Medio existen tres plantas: dos en Monzón y otra en Fonz, que en estos momentos tienen parada su actividad, igual que sucede con la planta de Altorricón, en La Litera.

La movilización la promueven la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (ANPROGAPOR), ASAJA, COAG, UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de España y la Asociación de Empresas para el Desimpacto Ambiental de los Purines (ADAP), firmantes de una carta en la que pedían una actuación urgente.