El mercado de la trufa evidencia que se está forjando una cultura de la trufa

mercado trufa graus

Tras catorce jornadas, el mercado de la trufa fresca de Graus cerraba la temporada, este sábado, y lo hacía, nuevamente, en medio de un gran ambiente y con gran afluencia de público. Abría sus puertas el 7 de diciembre y, desde entonces, cada sábado, vecinos y visitantes han podido adquirir tuber melanosporum y además degustarla con las delicias que han elaborado los restaurantes que han participado en esta edición.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

El mercado de la trufa fresca de Graus ha puesto de manifiesto que se está generando una cultura de la trufa y que, la truficultura, se está convirtiendo, en algo que mueve e ilusiona a las administraciones, a los restauradores o a los productores.

También, la DPH, a través del presidente Antonio Cosculluela hacía una valoración positiva del mercado y de la temporada, marcados ambos, por la buena cosecha y también por la apuesta que, especialmente, en el último año, la institución provincial ha hecho de la trufa de Graus con la presencia en Madrid Fusión o Trúfate.

Satisfacción era el término que acuñaba el alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, en un año que calificaba de especial entre otras cuestiones por la renovación del convenio de colaboración del centro de investigación y experimentación o la reforma del espacio dedicado al mercado de la trufa. El edil añadía que la producción de las plantaciones del territorio garantiza la continuidad del mercado y catapulta la trufa.

El presidente de la Ribagorza, José Franch, agradecía la apuesta de la DPH por este cultivo que, es, en estos momentos, la razón por las que muchos jóvenes se quedan en el territorio y se asienta población.

Esta edición del mercado de la trufa fresca ha contado con mayor afluencia de público y también ha crecido la demanda del pequeño consumidor que adquiere trufa para uso habitual.