Aumenta el número de expedientes tramitados por el SAMA en 2013

El Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) tramitaba en 2013 un total de 8.821 expedientes, de los cuales 8.657 fueron de carácter individual y 164 fueron colectivos. A pesar del aumento de solicitudes, destaca el alto porcentaje de acuerdos alcanzados (60%) en el caso de los conflictos individuales, frente al 47% de casos resueltos en las mediaciones colectivas.  Datos que se desprenden de la memoria del año 2013, donde se incide en que, aunque ha habido incremento de solicitudes, éste ha sido menor que el registrado a finales de 2012, cuando se atendió un 26% más de solicitudes que en 2011. La cifra más alta se producía en 2008, cuando el volumen de expedientes fue un 38% superior al ejercicio anterior.  En lo que respecta a las mediaciones individuales se conseguía que 5.194 conflictos no acabaran en los juzgados. En el caso de los conflictos colectivos la cifra era muy inferior. En cuanto a los motivados por huelgas -que descendían respecto a 2012-, se lograba alcanzar un acuerdo en el 80% de las ocasiones.  En cuanto a los despidos, en 2013, se presentaba a mediación individual en el SAMA un total de 7.065 despidos. Por otro lado, el paro registrado cerró el año pasado con 110.832 personas, una variación de 311 desempleados más que en 2012. Datos de los que se puede concluir que, aunque hay empleo que se sigue destruyendo, hay capacidad para absorber esos trabajadores en otros sectores.También existe un carácter rotacional del empleo extinguido, ya que las cifras de despidos no son las que después se reflejan en las variaciones interanuales de paro registrado. Lo mismo está ocurriendo con las cifras de creación de empresas, que el tejido que se destruye acaba regenerándose en nuevos autónomos y empresas que se ponen en marcha.  En los casos de huelga, hay que resaltar que la función del SAMA, evitando la misma o poniendo fin a la empezada tiene una notable incidencia económica. En 2013 se lograba no perder casi 180.000 días de trabajo gracias a la mediación del SAMA. En términos económicos, lo evitado asciende a 9 millones de euros.