Fernando Callizo: "hemos llegado al punto cero de destrucción de empleo"

Fernando Callizo

La Confederación Empresarial Oscense (CEOS-CEPYME Huesca) ve signos claros de recuperación económica con datos que auguran crecimiento económico ya durante este año 2014 y que mejorarían incluso algo más de cara a la siguiente anualidad, la de 2015.

El presidente de la Confederación Empresarial Oscense, Fernando Callizo, considera que se ha llegado al punto cero de la destrucción de empleo, primer paso para comenzar la mejoría de la situación económica y la creación de puestos de trabajo.

Sobre la creación de empleo, añade que será dependiendo de las necesidades que poco a poco vayan teniendo las diferentes empresas, por lo que habrá trabajo a jornada completa pero también a tiempo parcial. No de manera suficiente para llegar a cuotas de años anteriores, pero sí con signos de mejoría.

Añadía que “no obstante, hay dos indicadores que me preocupan especialmente: el elevado nivel de desempleo y la desaparición de empresas. En estos momentos, creo que hemos terminado la fase de destrucción de empleo y así lo demuestran los últimos datos conocidos. Lo mismo ocurre con la destrucción de empresas, y es que, desde el año 2007, en esta provincia, han desaparecido 1.005 empresas y 12.693 trabajadores, lo que evidencia el gran impacto que está teniendo esta crisis, a cuyo final espero que estemos asistiendo. Especialmente me preocupa la desaparición de más de 1000 empresas, lo que supone la pérdida del mismo número de posibilidades de crear empleo”

Por todo ello, el presidente de la Confederación ha destacado que: “resulta básico recuperar la demanda y la actividad, siendo especialmente importante la reactivación del crédito a empresas y ciudadanos. En este sentido detecto un cambio de actitud por parte de las Entidades Financieras que, en este momento, están siendo más proclives al otorgamiento de créditos, eso sí, con las necesarias garantías para su devolución. Al hilo de esto subrayar, por ejemplo, el éxito de la convocatoria del Banco Europeo de Inversiones (BEI), a través del Gobierno de Aragón y de dos entidades financieras, cuyos fondos se han agotado rápidamente”.

Además ha afirmado que “es imprescindible que a la moderación salarial y el aumento de flexibilidad interna que están logrando empresarios y trabajadores, se sumen medidas para reducir costes de las empresas que afectan fuertemente a su competitividad como los energéticos, las cotizaciones sociales, rebajando la presión fiscal, reduciendo asimismo las trabas administrativas”.

Control del déficit público, potenciar la inversión productiva, apoyar a la exportación, a la internacionalización, y reducir la morosidad en los pagos de las administraciones públicas a las empresas y también entre las empresas ajustándose a la legalidad vigente, son algunas de las aspectos que también ha subrayado Callizo, como fundamentales para reactivar la actividad económica.

DISTINCIONES DE HONOR

Por otro lado, Durante la reunión se ha impuesto la Insignia de Oro de la Confederación a Carlos Bistuer, presidente de la Federación de Empresarios del Metal, En este sentido, cabe recordar que CEOS-CEPYME HUESCA concede anualmente la insignia de oro a los presidentes de organizaciones empresariales integradas dentro de CEOS-CEPYME HUESCA, que son elegidos en su cargo en cada ejercicio. Asimismo, la Asamblea General ha acordado por unanimidad conceder la distinción de Socio de Honor de CEOS-CEPYME HUESCA a Fernando Palacín, que dejaba recientemente los cargos de Vicepresidente de CEOS, y la Presidencia de la Federación del Metal y de la Asociación de Talleres, por jubilación.

En el Diploma que Fernando Callizo le entregaba a Fernando Palacín se citaba concretamente: “en reconocimiento a la extraordinaria labor desarrollada en el seno de las organizaciones empresariales, tanto al frente de la Federación del Metal y de la Asociación de Electrotecnia y Mantenimiento, como en los diferentes Órganos de Gobierno de CEOS-CEPYME HUESCA de los que ha formado parte durante más de veinte años, prestando absoluta dedicación y contribuyendo siempre, de manera ejemplar, al consenso y la paz social y procurando la unión del sector empresarial”.

Era la segunda ocasión en la historia de la Confederación que se concede esta distinción. Anteriormente se le otorgó a la empresaria María Jesús Sanvicente, en 2012.