Tras un trimestre normal en temperaturas y precipitaciones, llega la primavera con frío

La Delegación Territorial de la Agencia Estatal de Meteorología ha dado a conocer los datos más destacados de temperaturas y precipitaciones del pasado trimestre (diciembre, enero y febrero). Se considera que fue normal en cuanto a estos dos parámetros. El delegado territorial de AEMET en Aragón, Rafael Requena, indicaba que el invierno se ha despedido de Aragón vestido de primavera, y ésta ha llegado vestida de invierno. Esto, en referencia a las temperaturas que hemos vivido en los últimos diez o doce días, claramente primaverales, y a la previsión de entrada de un frente lluvioso y una bajada significativa de las temperaturas a partir del sábado, y que de nuevo, el próximo miércoles se verá agravado. En todo caso, se prevé que la primavera sea normal en cuanto a las lluvias, y con un ligero aumento de las temperaturas respecto a lo habitual. Nada se quiere aventurar, todavía, sobre el tiempo que hará en Semana Santa.

Las anomalías térmicas del pasado trimestre (en el periodo comprendido entre el 1 de diciembre pasado y el 28 de febrero), respecto a las medias del periodo de referencia (que se sitúa entre 1971 y 2000), presentaron un valor promedio para todo Aragón de +0,3ºC. Diciembre fue frío, enero fue muy cálido y febrero fue normal, acabando por componer un carácter normal con tendencia a cálido al conjunto estacional. La distribución espacial de estas anomalías muestra valores entre -0,5ºC con respecto a las normales de referencia (en puntos del Bajo Cinca), y de 1ºC en la Hoya de Huesca, por encima de las mismas.

Por lo que respecta a las precipitaciones, en términos generales, los porcentajes de precipitación acumulada en el pasado trimestre presentan para el conjunto de Aragón un promedio del 95%. Aunque diciembre fue seco, el comportamiento húmedo de enero y febrero acabaron por componer un carácter pluviométrico normal al cómputo de la valoración estacional. La variación en su distribución territorial oscila entre totales pluviométricos, en relación a la normal, de cerca del 60% en el Campo de Borja, Bajo Aragón y Gúdar, y del 180% en puntos de Albarracín, con un escaso déficit promedio, de – 6 mm. para toda la Comunidad.

Y por lo que se refiere al balance de precipitación del actual año agrícola (desde el 1 de septiembre de 2013, al 31 de agosto de 2014), hasta el 28 de febrero, presentan para el conjunto de Aragón un promedio del 84%. La variación en su distribución territorial oscila entre totales pluviométricos, en relación a la normal, de alrededor del 30% en Gúdar-Javalambre, y cercanos al 110% en los Pirineos, Comunidad de Calatayud y Bajo Cinca, con un déficit promediado para todo Aragón de -16 mm.