Alfredo Cajal: “Hay que tener en cuenta también el agua virtual”

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, el director del Instituto Aragonés del Agua (IAA), Alfredo Cajal, visitaba el Valle de Benasque junto al consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, para poner de relieve tanto la labor que realizan ambas instituciones en temas relacionados con el agua como para hacer una reflexión sobre su uso. “El agua no es solo el líquido que sale del grifo, también es el elemento con el que se cultivan los alimentos o lo que se utiliza para fabricar nuestra ropa”, explicaba.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

El director y el consejero visitaban algunas de las obras realizadas en el Valle de Benasque tras la riada del pasado mes de junio. Lobón afirmaba que se mostraba satisfecho por la rapidez con la que se habían llevado a cabo pero añadía que aún quedan trabajos menores que había que realizar. Además, anunciaba que esta visita servía también para hablar de proyectos futuros en la zona destinados a mejorar la calidad de sus habitantes y de quienes la visitan.

Por su parte, Alfredo Cajal, destacaba la importancia de celebrar el Día Mundial del Agua en el Valle de Benasque porque así se mostraba una de las máximas del IAA, ayudar a los ayuntamientos a gestionar mejor el agua.

Aprovechaba la ocasión para hacer una reflexión sobre la importancia del agua para los seres vivos y, en especial, para los seres humanos, en una zona Aragón en la que, por suerte, no había problemas para tener agua potable. Por ello insistía en la necesidad de hacer un uso razonable del agua.

Y por su parte, el alcalde de Castejón de Sos, José Manuel Abad, agradecía el esfuerzo realizado por las administraciones presentes en el municipio pero también aprovechaba para darles a conocer otras necesidades también importantes para Castejón de Sos, entre ellas, la construcción de un nuevo camping.

Cabe recordar que, en conjunto, en toda la zona, se han invertido más de 10 millones de euros, entre lo aportado por el Instituto del Agua, Sarga y el Departamento de Obras Públicas, 2.6 de ellos, en restituir el ciclo del agua, trabajando en tuberías, potabilizadoras, caminos, cauces y otros elementos.

 

OBRAS REALIZADAS

Benasque

Las obras de mayor importe (1.892.257 euros) se centraron, tras las riadas, en la localidad de Benasque. Comenzaron de manera inmediata después de las inundaciones -los días 17 y 18 de junio- y han supuesto la reposición de una tubería a lo largo de 833 metros, con 250 milímetros de diámetro, en la margen derecha de Ésera, para abastecer a la población de forma provisional, antes de la reparación del puente y, de forma definitiva, en situación normal.

 

Los trabajos continuaron con la reconstrucción de 1.156 metros de tubería de gran diámetro (315 milímetros), ejecutada en la margen izquierda del Ésera, para conectar la captación con la nueva potabilizadora y los depósitos. Finalmente, hubo que reponer una potabilizadora junto a los depósitos existentes, diseñada para caudales punta en consumos de verano y como previsión futura de crecimiento de la población.

 

Las obras se completaron con un nuevo puente sobre el Ésera para el paso a la margen izquierda de las tuberías ejecutadas que unen el depósito de agua tratada con el casco urbano de Benasque.

 

El consumo de agua en Benasque es de 2.600.000 litros diarios de media, aunque en plena temporada turística, el consumo puede elevarse a 4 millones de litros diarios.

 

Castejón de Sos y El Run

 

En este caso, las lluvias que se produjeron los días 17 y 18 de junio de 2013, junto al deshielo y al hecho de que el terreno se encontraba húmedo, provocaron una importante avenida que supuso el desbordamiento del río Ésera a su paso por Castejón de Sos y su entorno, que dañó seriamente la conducción de abastecimiento de agua para el consumo de boca de esta localidad, en el tramo que discurre junto al núcleo de El Run.

 

Por otro lado, parte de la escollera que protege la parcela donde está instalada la estación depuradora de Castejón de Sos, en fase de construcción, se vio afectada por la riada, si bien consiguió proteger a la parcela y las obras de la depuradora que se está construyendo.

 

Para la reposición de los daños, las obras, que se iniciaron apenas un mes después de las riadas, han supuesto una inversión de 749.745 euros y consistieron básicamente en la reparación de la parcela en la que se encuentra la depuradora y el camino por el que discurren las tuberías que abastecen de agua de boca a Castejón de Sos, además de la reparación de la escollera de 233 metros de longitud y una altura máxima de 6,65 metros sobre la cimentación, en la margen izquierda del Ésera, en el entorno de la parcela que ocupa la depuradora. Se reforzaron también los tramos del río que resultaron afectados por las riadas.

Hay que señalar que en los trabajos que se efectuaron en el entorno de la depuradora de Castejón de Sos hubo que desviar el cauce del río.

 

En cuanto a las tuberías que abastecen de agua de boca a Castejón de Sos, hubo que reponerlas en una longitud de 100 metros cada una, reponer un camino y ejecutar dos muros de escollera hormigonada de de 180 y 45 metros, respectivamente.