Neoelectra se reunirá con el Gobierno de Aragón para analizar el futuro de sus plantas de cogeneración

Esta es la principal conclusión de la reunión que mantenía el gerente de Neoelectra, Antonio Cortés, con los miembros de las corporaciones municipales de los Ayuntamientos de Barbastro y El Grado para abordar el posible cierre de las plantas de cogeneración y de recuperación de CO2 de El Grado. Al encuentro asistían también los empleados de la planta del Somontano.

La próxima semana tienen previsto mantener una reunión con los consejeros de Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga y Francisco Bono, con el fin de buscar apoyos y trasladarlos al Gobierno de España. El gerente de Neoelectra, Antonio Cortes, destaca que el Gobierno de Aragón siempre ha apoyado a la empresa que cuenta con las plantas de El Grado y Aliaga, en las provincias de Huesca y Teruel.

Estas plantas están paradas indefinidamente desde el pasado lunes, a la espera de la aprobación de la nueva reforma energética. Por el momento, los 27 trabajadores del Somontano mantienen su empleo y sueldo realizando labores de mantenimiento. Sin embargo, si como la empresa teme, la regulación sale adelante en los términos recogidos en el actual borrador, esta planta cerraría sus puertas definitivamente.

Desde Neoelectra creen que el Gobierno central podría estar esperando a que pasen las elecciones europeas para llevar a cabo la aprobación definitiva de esta nueva regulación. El cierre de la planta de cogeneración y la de recuperación de CO2 que destinan a distintos fabricantes de bebidas carbonatadas, afectaría también a la productividad de la piscifactoría, que se beneficia del calor generado por estas plantas.

La empresa asegura que, a raíz de un impago imprevisto del 75% de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia referente al mes de enero, no tienen dinero para afrontar el suministro de gas, un gran porcentaje del gasto estructural de su actividad.

El grupo Neoelectra inició su actividad en El Grado en el año 1998 y desarrolla en el complejo industrial: cogeneración y recuperación de CO2. En las instalaciones se encuentra la piscifactoría, gestionada por Viveros de los Pirineos.