Jaca modifica su ordenanza sobre venta ambulante con mejoras para potenciar los puestos locales

Jaca ha aprobado la modificación de su ordenanza municipal para la gestión de la venta ambulante dentro del término municipal. El nuevo texto, que es una mejora del original de 1989, pretende favorecer la instalación de puestos ambulantes en los que se vendan productos hortofrutícolas producidos por agricultores de la zona. Además, entre los objetivos, también se establece una supervisión más estrecha por parte del consistorio para garantizar que todos los puestos cumplen con las normativas sanitarias, higiénicas y de derechos de los consumidores.

La nueva ordenanza, que ha contado con el apoyo de todos los grupos, regula la venta en mercados periódicos y ocasionales, siempre en las zonas habilitadas por el Ayuntamiento. En ellos sólo se podrá comercializar con textil, calzado, limpieza, plantas, flores, bisutería y artesanía.

No obstante, el principal interés es la venta de alimentos. En este sentido, se han aumentado los requisitos para poder colocar un puesto. A partir de ahora, además de los establecidos hasta la fecha, se solicitará la documentación dentro del registro de actividades o la acreditación como autónomo así como una declaración censal de actividad agrícola, un certificado de catastro de bienes de naturaleza rústica y un listado de los productos que se cultivan esa temporada.

Además el Ayuntamiento ha delimitado el uso de los porches de la Catedral a productos hortofrutícolas producidos en el término municipal. También, y amparados en su arraigo y tradición, seguirán comercializando en ese lugar con productos textiles de lagartero y el puesto de flores.

Si no hay cambios tras la exposición pública, que comenzará en las próximas semanas, se mantendrá el plazo para solicitar uno de los permisos. Se mantendrá de este modo el periodo del 1 al 30 de noviembre para solicitar una de las licencias, que se expenderán por un año y que podrán ser renovadas hasta un máximo de diez años de vigencia. Estos permisos estarán delimitados en número y será potestad del alcalde determinar cuántos. El reparto, en el caos de haber más solicitudes que vacantes, se llevará a cabo mediante sorteo.

No obstante, si no se llegara a cubrir el total de las plazas, podrían optar a las mismas aquellos comerciantes, agricultores y artesanos que lo deseen, fuera de plazo, y a quienes se les otorgará en función de llegada. Cabe señalar que esta ordenanza no regirá los puestos que se instalen durante la celebración del Mercado Medieval, a la que se le aplican unas condiciones excepcionales.