La producción de aceite se multiplica por dos en Aragón

aceite somontano

La cosecha de aceituna de almazara para la elaboración de aceite en 2013 casi dobló la mala cosecha de 2012, al pasar de las 30.000 a las 54.000 toneladas en el cómputo de las tres provincias aragonesas, según las primeras estimaciones, a falta de los datos definitivos que maneja el Servicio de Estudios, Análisis e Información del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Los técnicos aseguran que, en su conjunto, los precios también han sido mejores que en la campaña anterior a pesar de incrementarse la producción. La provincia de Huesca produjo el pasado año 3.222 toneladas de aceite, casi un 30% más que el año anterior. El Alto Aragón cuenta con una plantación regular de 7.648 hectáreas de olivar.

Las aproximadamente 54.000 toneladas cosechadas de aceituna han propiciado la producción de casi 12.000 toneladas de aceite en el conjunto de la Comunidad Autónoma. Una cuantía que supone duplicar, igualmente, la producción de la campaña de 2012, que ascendió a 5.868 toneladas, repartidas también en las tres provincias aragonesas. A escala regional, la producción se completa en la pasada campaña con 1.046,5 toneladas de aceite de orujo; 26.176 toneladas de orujo (materia seca de la aceituna) y 965,8 toneladas de aceites turbios.

En Huesca, la producción de aceite de oliva alcanzó las 3.222,8 toneladas de aceite de oliva, nivel que supera en mucho la obtenida en 2012 (944,6 toneladas). En Huesca se produjeron también 273 toneladas de aceite de orujo, 6.837 toneladas de orujo sin desgrasar y 266 toneladas de aceites turbios. A su vez, la producción de aceite de oliva se repartió entre el extra (2.111,7 toneladas), virgen (666,8 toneladas) y lampante (444,2 toneladas).

La provincia de Huesca cuenta con una plantación regular de 7.648 hectáreas de olivar de las cuales 5.714 son de secano y el resto, 1.934, de regadío. La campaña pasada se realizaron arranques en 184 hectáreas. No se produjo ninguna plantación de nueva planta. La provincia de Teruel es la que cuenta con una mayor superficie de olivar, en concreto 24.797 hectáreas.

En el mismo ámbito regional, el aceite de oliva obtenido esta campaña se reparte entre el extra, con 7.138 toneladas; el virgen, con 2.253,8 toneladas, y 2.348 toneladas de lampante. El aceite de oliva lampante es aceite virgen que se presenta defectuoso por distintos motivos, como haber utilizado aceitunas degradadas y problemas o defectos en los procesos de elaboración, etc. El resultado es un aceite que supera los 2 grados y, por tanto, según la normativa vigente, es un aceite que no se vende en establecimientos comerciales.

Este balance se ha completado en las algo más de 36.000 hectáreas de plantación regular que la Comunidad Autónoma mantiene de olivar en finca de secano y otras 11.233 hectáreas que, por contra, se asientan sobre fincas susceptibles de regadío. Esta superficie se mantiene muy estable teniendo en cuenta los arranques y plantaciones que se producen a lo largo de cada campaña.

Los técnicos confirman que “el año 2012 fue muy malo en cuanto a los rendimientos (kilos de aceite por hectárea). Este año se ha mejorado, los precios son mejores y en relación a 2011 el valor que percibe el agricultor este año se ha incrementado aproximadamente en un 18% teniendo en cuenta que los rendimiento de la aceituna son estables, en torno al 22%”.

Así, la producción de aceite de oliva ascendió a 2.517 toneladas, a 223 toneladas la de orujo y a 5.572 la de orujo sin desgrasar. La producción de aceites turbios ascendió a 207,5 toneladas. Se trata, en todos los casos de magnitudes muy superiores a las de 2012 en las que solo se produjeron 866 toneladas de aceite de oliva. Respecto a la cosecha de este año, la producción de aceite de oliva se reparte entre el extra (1.124 toneladas), virgen (355) y lampante (1.038).

En cuanto a las variedades de olivar, ocupa un lugar destacado la variedad empeltre (25.875 hectáreas), con una considerable ventaja sobre la arbequina (4.452 hectáreas). La distancia es también importante sobre la variedad verdeña, que ocupa la tercera plaza (2.359 hectáreas). La negral de Saviñán ocupa el cuarto puesto, con 445 hectáreas y, finalmente, la picual ocupa la quinta plaza (250 hectáreas). El resto de variedades son ya poco significativas consideradas individualmente aunque en su conjunto suman casi 4.000 hectáreas.