Dos usuarias de Down Huesca hacen vida independiente en un piso habilitado por el Ayuntamiento de Monzón

Desde octubre, dos jóvenes montisonenses usuarias de los servicios de la Asociación Down Huesca viven en régimen de autosuficiencia en uno de los dos pisos de la Plaza Juan Carlos I que el Ayuntamiento de Monzón tiene cedidos a la delegación local de esa entidad.

La alcaldesa, Rosa María Lanau, y la concejal de Familia e Integración, Paz Alquézar, visitaban el piso y departieron con las jóvenes, los familiares y los responsables de Down. Lanau, también directora del colegio de Educación Especial “La Alegría”, donde estudian las dos jóvenes, indicaba que Ester y Elena “llegan puntuales al colegio y son ejemplares”.

La Brigada de Servicios acondicionó el piso para que pudiera ser habitado con toda normalidad y son los profesionales de la Asociación Down, que en Monzón atienden a cerca de una treintena de usuarios, los que asesoran a las jóvenes y ejercen un control mínimo. El piso tiene capacidad para una persona más.

Montse Isar, representante de Down Huesca en Monzón, explicaba que en la capital provincial la experiencia de vida independiente comenzó hace siete años y en la actualidad la disfrutan ocho jóvenes repartidos en tres pisos. “Al principio cuesta un poquito hacerte a la idea de que están solos, pero la verdad es que no ha habido ningún problema relevante”, comentaba.

Ester y Elena viven en el piso de lunes a viernes y se hacen cargo de las tareas cotidianas (excepto del lavado de ropa y la “cocina complicada”). Los profesionales de Down están al tanto, y también las familias, y el objetivo principal de la paulatina asunción de responsabilidades está conseguido.

Lanau valoraba la “red asistencial” de la que disfruta Monzón en el campo de discapacidad intelectual: el colegio “La Alegría”, el centro “Reina Sofía” y las casas tuteladas que gestiona Atades, el piso de Down, la Unidad de Atención Temprana y lo servicios de distintas asociaciones.