Aragón creció un 0’2% en el cuarto trimestre del 2013 y crecerá un 0’7% este 2014

El Producto Interior Bruto (PIB) de Aragón creció en el cuarto trimestre de 2013 un 0’2%. A la vista del desarrollo de la economía en el tramo final del año pasado, el Gobierno de Aragón mantiene su previsión de crecimiento para este 2014 en un 0’7%. De esta forma, se asegura que la economía aragonesa ha iniciado la recuperación.

El ejecutivo autonómico espera una reactivación de la actividad de forma gradual a lo largo del año impulsado por la demanda externa y su arrastre sobre el sector industrial, que apoyaría la progresiva mejoría de la demanda interna. Apuntan además que el mercado laboral debería verse beneficiado por la mejora en el ritmo de actividad económica, lo cual conduciría a un tono más expansivo en el consumo de las familias.

Aunque de marzo a diciembre se redujo el número de desempleados, el mercado de trabajo también se vio afectado por la negativa evolución económica del inicio de 2013.

La evolución de los precios, por su parte, dibujó una senda descendente a lo largo de ese mismo año y se intensificó después del verano. Mientras, los costes laborales repuntaron al final del pasado año, con la recuperación de la paga extra de Navidad de los empleados públicos.

Desde la perspectiva de la demanda, en el cuarto trimestre de 2013 mejora la aportación de la demanda interna al crecimiento, mientras que la de la demanda externa se mantiene positiva, aunque se habría reducido respecto al trimestre anterior.

Destaca especialmente el crecimiento de la inversión en bienes de equipo y maquinaria (12,3% interanual), lo que refleja que las perspectivas de las empresas están mejorando y, por tanto, anticipa un mayor ritmo de actividad para los próximos periodos.

Atendiendo a los sectores productivos, en el cuarto trimestre de 2013 destaca la mejor evolución de todos ellos. En el caso de la industria manufacturera y de los servicios por anotar una evolución positiva tras varios trimestres en negativo (0,3% y 0,6% interanual, respectivamente), y en el de la construcción por la notable contención en su evolución negativa (-4,5% interanual en el cuarto trimestre de 2013, frente al -7,0% en el tercero).