La provincia de Huesca registra una baja tasa de criminalidad en el ámbito de las personas mayores

Fernando Pascual Maite Lacruz

Prevenir una serie de riesgos como hurtos, estafas o malos tratos a las personas mayores; animarles a denunciar y mejorar la respuesta policial ante este tipo de actuaciones delictivas son los objetivos que se persiguen a través del Plan Mayor de Seguridad. Un plan que, a partir de ahora, tendrá carácter permanente, dada la vulnerabilidad de este colectivo.   Y aunque destaca la baja tasa de criminalidad que se da en la provincia de Huesca, desde la subdelegación del Gobierno inciden en la necesidad de evitar que los mayores sufran ningún tipo de delito.   Los hurtos al descuido en la vía pública son los delitos más frecuentes que sufre este sector de la población. En 2013 tan sólo se registraba un robo en el domicilio, aunque sí se han producido muchas intervenciones asistenciales. Ir por la parte interior de las aceras, llevar bolsos de asa para evitar los tirones son algunas de las recomendaciones que se dan desde la Subdelegación.   El plan contempla, además, charlas informativas al colectivo de mayores, programas de formación a la Policía Nacional y la Guardia Civil, así como medidas de comunicación dirigidas a las personas de su entorno: cuidadores, profesionales, familiares o entidades financieras.  El Plan Mayor de Seguridad, centrado en velar por la seguridad de las personas mayores de 65 años, se ponía en marcha en 2010.