Desacuerdo del PSOE-Monzón con la ubicación de la planta de Biomasa, por estar próxima a la población

El PSOE de Monzón muestra su desacuerdo con la ubicación elegida por la promotora de la planta de generación eléctrica mediante biomasa, en el lado derecho a la salida de la ciudad por la carretera Fonz, próxima a la población. Consideran que el ayuntamiento está dando por buena una ubicación que va a generar importes afecciones a la población y medioambientales. Por ello, le piden que se replantee dicha ubicación, y que estén vigilantes en el cumplimiento de toda la normativa.

Audio sin título
Audio sin título

Los socialistas recuerdan que en el PGOU existen dos polígonos: La Armentera, para industria pesada o que necesite grandes superficies de terreno, y La Corzana, próximo a la autovía, con el planeamiento aprobado y pendiente de su ejecución urbanística. Hay además, un tercer polígono, Paules, destinado a la industria ligera o pequeños talleres. Critican que la central de biomasa se pretenda instalar fuera de los espacios diseñados para ello y además, en una zona próxima a la población, “que nos causará graves afecciones; todo ello con el beneplácito del gobierno del PP municipal”.

Según argumentan, la planta de Biomasa tendrá un impacto para la población similar al de una central nuclear, por la dimensión del proyecto. Por ello, consideran que es fundamental, en caso que se considere viable el proyecto para la ciudad, que su ubicación se encuentre lo más alejada de la población, en los polígonos previstos en el PGOU para este fin. Esta cuestión –añaden- no se recoge en el informe emitido por el Ayuntamiento, dándose por buena la ubicación que plantea la empresa de biomasa.

Explican que el proyecto conlleva la construcción de “una chimenea de 50 metros con un importante impacto visual, necesitará grandes consumos de agua, que puede hipotecar futuras industrias que se pretendan instalar en la ciudad, un considerable tráfico de vehículos en la carretera Fonz, además de todos los efectos de contaminación ambiental con efectos negativos para la población”.

Critican, además, que el proyecto no se haya dado a conocer en las comisiones de Urbanismo, pese a que el gobierno municipal lo conocía desde finales de 2012. De hecho, la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Elisa Sanjuán, denuncia que ha tenido impedimentos para extraer copias de este proyecto del servicio de Urbanismo, “que parece tramitarse bajo secreto de sumario”.

Los socialistas consideran que los actuales gobernantes “no están valorando el alcance de este proyecto y los riesgos que conlleva para la población, y cuando menos, se debe alejar de las zonas pobladas, ya que existen diseñados en la ciudad polígonos para las grandes industrias”. Para finalizar, Sanjuán afirmaba que “no se puede autorizar la construcción de instalación de biomasa donde no dejaríamos ni instalar un granja por la proximidad a la población” manifiesta la portavoz socialista.