Cáritas aumentó el gasto en 2013, pero también los ingresos, gracias a un gran esfuerzo de solidaridad

Cáritas Diocesana Huesca celebraba este viernes su XII Asamblea, en la que participaban unas 80 personas entre trabajadores, personas voluntarias y equipo directivo. En su transcurso, se presentaba el informe económico y de gestión del pasado año, así como los retos que plantean para este 2014, además de la propuesta de unos nuevos estatutos, para el 50 aniversario que esta ONG celebra este año. En lo económico, Cáritas Huesca cerró 2013 con un superávit de 77.000 euros. El gasto aumentó un 6% con respecto a lo presupuestado, pero también aumentaron un 11% los ingresos, gracias al incremento de las subvenciones, donaciones y herencias, lo que demuestra un mayor esfuerzo solidario de la sociedad.

En el capítulo de gestión, Cáritas Diocesana Huesca atendió en el pasado año a unas 6.000 personas. De ellas, 4.000 se atendieron en los programas de acogida y atención primaria. El 52% de ellos eran españoles, y dos tercios del total procedían de distintos países de la Unión Europea.

La edad media de las personas a las que se ofrecen las distintas ayudas se encuentra entre los 35 y los 55 años, y su media de ingresos es de 250 euros por unidad familiar, lo que les sitúa en un contexto de pobreza extrema. Hubo un aumento enorme de la actividad, ya que las ayudas de primera necesidad se cifraron en 254.000 euros, lo que supone un 50% más que en 2012.

Cáritas Huesca también puso en marcha nuevos proyectos de desarrollo o de iniciación o inserción laboral. Generó 145 puestos de trabajo, entre la bolsa de empleo, o contratos gracias a su mediación, entre otras cuestiones.

Y entre los retos que se han marcado para este ejercicio, se encuentra la necesidad de seguir mejorando en el servicio a personas que se encuentran en una mayor situación de pobreza. Además, aseguran que hay que denunciar la situación en que se encuentran tantas personas. Lo importante, creen, es que se genere justicia, que no sólo se dé sino que también se comparta. Añaden que hay que trabajar para que las condiciones sociales permitan que las personas más necesitadas estén protegidas.