Los anestesistas aragoneses piden ampliar las plantillas e infraestructuras

congreso anestesistas boltaña

Esta es una de las principales conclusiones, en la que han coincidido los diferentes ponentes que han participado en el III Congreso Aragonés de Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor que se ha celebrado en Boltaña, organizado por la Sociedad Aragonesa de Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor.

En el congreso se ha puesto de manifiesto la falta de personal debido a que los anestesistas cada vez trabajan más en intervenciones fuera de quirófano, como en pruebas diagnósticas, especialmente en colonoscopias, gastroscopias y broncoscopias. Sólo en el hospital Miguel Servet de Zaragoza es fácil que se hagan más de 6.000 colonoscopias al año y para poder cubrir toda la demanda de personal para la realización de estas pruebas es necesario “ampliar la plantilla de anestesistas, según los participantes en el evento.

En el congreso se ha dejado patente la necesidad de utilizar ecografías, especialmente transtorácicas, ya que permiten valorar cómo está el corazón del paciente antes de una intervención quirúrgica. La utilización de la ecografía dentro del trabajo del anestesista todavía no ha llegado a Aragón a pesar de que los anestesistas aragoneses ya están formados para ello.

La presidenta del comité científico del congreso, Ana Pascual, ha explicado que “los residentes del hospital universitario Miguel Servet ya están saliendo con esta formación, pero los médicos adjuntos hemos tenido que salir a formarnos fuera”.

La ecografía transtorácica se trata de una técnica no invasiva que permite conocer los posibles riesgos de complicación del paciente durante una operación y se lleva a cabo ante la sospecha de que el paciente pueda tener algún tipo de patología cardíaca. Una prueba de gran utilidad pero que, de momento, no puede llevarse a cabo en hospitales aragoneses.