Rescatadas dos personas en Peña Telera

rescate Montaña Guardia Civil

Sobre las 13’30 horas de este domingo se recibió un aviso en la Central 062 de la Guardia Civil, informando de que un montañero había sufrido un accidente cuando descendían del Pico Peña Telera, en término municipal de Panticosa, y que tenía una lesión en la pierna que le impedía continuar la marcha, encontrándose acompañado de otra persona. El herido, un vecino de Bilbao, ha sido trasladado al Hospital San Jorge de Huesca con politraumatismos diversos debidos a la caída sufrida, así como hipotermia, su acompañante, una vecina de Zaragoza, ha resultado ilesa y ha sido trasladada hasta su vehículo particular.

Tras recibir el aviso, se inició un dispositivo de rescate compuesto por el helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil, componentes del Equipo de Montaña de la Guardia Civil de Panticosa y Jaca, así como médico de 061, para tratar de localizar a los montañeros, siendo esta labor muy complicada debido al mal tiempo reinante en la zona, nublado con niebla, nieve y viento, que imposibilitó el sobrevuelo de la aeronave.

Las labores de búsqueda y rescate a pie se vieron enormemente dificultadas debido a la niebla existente en la zona, la lluvia y el viento y a lo abrupto del terreno con gran cantidad de nieve acumulada. Ante la imposibilidad de hacer nuevamente uso del helicóptero y dado que las nubes impedían el vuelo del aparato se optó por dejar el mismo estacionado en Biescas a la espera de que mejorasen las condiciones meteorológicas.

Sobre las 19’00 horas los componentes de montaña junto con el médico de 061, localizaron a los montañeros en la cara sur del Pico, en una zona a unos 2600 metros de altitud donde había una gran ventisca, una vez examinado por el facultativo del 061 se decidió la evacuación con el herido en la camilla, dado que tenía lesiones en pierna, cadera y hombro que le impedían el desplazamiento, decidiendo descender hacía la cara norte hacía los corredores, tratando de descender altura lo más rápido posible y evitar los fuertes vientos de la cumbre, en una penosa travesía portando la camilla ya que debido al frío el herido corría riesgo de sufrir una hipotermia grave.

Decidieron por tanto llevar a cabo el descenso por el corredor de la Y, ya que era la forma más directa y rápida de descender en altura, hasta que tras varias horas de instalación de cuerdas fijas y aseguración de la camilla llegaron a un punto de la base de la pared, donde otros componentes que habían ascendido a pie, durante la noche, habían instalado un punto caliente, donde ofrecer al accidentado unas mejores condiciones, haciendo uso de tiendas de campaña, sacos, comida y bebida caliente y bolsas de calor, ya que debido a las bajas temperaturas y las condiciones meteorológicas (ha nevado durante casi toda la noche) existía riesgo de hipotermia en todo el personal.

Sobre las 07’15 horas el helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca, trasladó a los montañeros y a los componentes de montaña y médico 061 al campo de fútbol de Biescas.