El Museo Diocesano de Jaca inaugura la exposición proyecto ‘Pax Christi: Cristos y Ángeles’

museo diocesano

El proyecto ‘Pax Christi: Cristos y Ángeles’ de María Cruz Sarvisé se inaugura este sábado, 5 de abril en el Museo Diocesano de Jaca. Esta exposición temporal responde a la personalísima visión del arte de esta artista aragonesa, y se podrá visitar hasta el mes de septiembre, con entrada libre.

Para la autora zaragozana, el arte tiene una dimensión espiritual y en estas veintiuna creaciones que donó a la Diócesis de Jaca ha querido plasmar sus sentimientos ante el dolor, el miedo y la soledad del ser humano pero impregnando a todas ellas de un trasfondo de esperanza.

Como ella misma ha querido manifestar, este conjunto de obras están dedicadas a todos aquéllos jóvenes y adultos que por distintas circunstancias sufren tragedias, miedos y desasosiego. Para ella, esas personas hundidas y abatidas son como Cristos sufrientes que pueden llegar a transformarse en ángeles felices y para los que siempre hay una luz de esperanza. La familia, los amigos y la sociedad en general pueden ayudarles a salir del túnel existencial en el que están hundidos. Por eso, en sus obras siempre hay unas manos, una madre o una figura que acoge en su seno la figura dramática de esos Cristos hundidos.

La pintura de María Cruz Sarvisé tiene además en su proceso creativo y figurativo muchos paralelismos con la pintura románica que custodia el MDJ. La simplicidad de las formas; la sencillez de recursos compositivos eliminando todo lo superfluo y reduciendo sus obras a los mínimos elementos; la belleza ornamental creada a través de las líneas negras que remarcan las siluetas; la solemnidad e intemporalidad que impregnan sus figuras; la figuración a base de grandes manchas de color, los colores planos sin variaciones cromáticas ni modulaciones o la falta de perspectiva y profundidad, son comunes a las creaciones de esta personalísima pintura aragonesa y a las de los maestros románicos de hace 900 años.

Mª Cruz Sarvisé es natural de Zaragoza. En 1951 ingresa en la Escuela Superior de Bellas Artes "San Jorge" de Barcelona. Terminó sus estudios en 1955 pero obtiene una beca del Excmo. Ayuntamiento de Huesca y continúa un año más en la escuela de Bellas Artes de Barcelona para estudiar la técnica del Grabado. Seguidamente viajó por Francia, Bélgica y Alemania para perfeccionar su técnica y aprender de los grandes maestros. A partir de 1959 ingresó por oposición en la enseñanza, ocupando desde 1970 el cargo de catedrática de bachillerato en los institutos San Alberto Magno de Sabiñánigo, Jerónimo Zurita de Zaragoza y Lucas Mallada de Huesca, hasta que se jubiló de la docencia oficial. Actualmente, reside en Huesca. Ha realizado numerosas exposiciones, murales y grabados y es Académica Correspondiente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis.

Comentarios