El Ministerio de Fomento presupuesta la obra de mejora entre Campo y Seira en 76 millones de euros

El Boletín Oficial del Estado publica ya la aprobación, por parte de Fomento, del expediente de información pública del proyecto de mejora de la N-260 entre Campo y Seira. El presupuesto de la obra ascendería a 76 millones de euros y se trabajará en 11.9 kilómetros. Así se consigue un paso más para que ese proyecto siga adelante. Ahora deberían salir a licitación tanto el proyecto como las obras.

Audio sin título

La anchura actual de la calzada es de 5.5 metros y el 17% de sus curvas cuentan con un radio inferior a 50 metros. La carretera, además, carece de arcenes y en determinados puntos impide que se crucen dos vehículos pesados, incluso uno pesado y uno ligero. Cabe resaltar, además, que se trata de una vía que, durante el invierno, soporta unos 1.500 vehículos al día que llegan a 3.000 en la época estival, siendo el único punto de acceso al Valle de Benasque.

Por ello, el proyecto contempla ampliar la plataforma para dotarla de dos carriles de 3.5 metros y arcenes de 0.5 metros, así como de barreras de contención de vehículos, cunetas de recogida de aguas de escorrentía y una anchura suplementaria en las curvas de radio reducido que facilite el cruce de los vehículos, en especial de los camiones y autobuses.

Para ello se ampliará el pontón existente sobre el barranco de la Garona y la construcción de dos túneles de 212 m y 470 m de longitud.

Además, se construirán 575 m de muros de contención y 4.600 m de voladizos sobre el río, todo ello con ese objetivo de ampliar la plataforma de la carretera minimizando la ejecución de desmontes a media ladera y las afecciones ambientales.

Y todo teniendo en cuenta que las obras se van a llevar a cabo en una zona importante medioambientalmente por lo que, para que haya un menor impacto ambiental, se aprovechará el actual trazado, ampliando la calzada con voladizos; se cuidará la embocadura de los túneles utilizando una técnica de paraguas de micropilotes y se evitarán los arrastres de tierras o vertidos el Ésera a través de barreras de contención, zanjas de infiltración o balsas de decantación.

Además, las obras de drenaje se adaptarán al paso de la fauna, se paralizarán durante la época de reproducción de aves como el águila real, el quebrantahuesos, el milano real o el alimoche y se restaurarán 5 hectáreas de hábitat “bosques caducifolios mixtos de laderas abruptas, desprendimientos o barrancos”.

Comentarios