La cantante Rosa López actuará en Huesca a beneficio de Manos Unidas

La cantante granadina Rosa López será la protagonista, el próximo sábado 5 de abril, de un concierto en el Teatro Olimpia de Huesca, que tiene como objetivo recaudar fondos para financiar un Proyecto de desarrollo para dos grupos mujeres rurales marginadas en la India. La colaboración de Rosa López es altruista, por lo que no cobrará nada por su actuación. Sin embargo, Manos Unidas sí que tendrá que hacer frente al resto de gastos que conlleva un concierto de estas características, como los músicos, el equipo de sonido, acompañantes o el alquiler de la sala. Las entradas en platea cuestan 20 euros y en anfiteatro, 15 euros.

Para sufragar estos gastos e intentar obtener los mayores recursos posibles, además de lo que se recaude en taquilla, existe la posibilidad de adquirir entradas de Fila 0, mediante aportaciones voluntarias en la cuenta de Ibercaja: ES85 2085 2052 0303 3096 0170.

El proyecto al que se destinará el dinero recaudado se llama “Desarrollo y empoderamiento para mujeres marginadas de las comunidades rurales de Bashbari y Bahalpur en Assam”. Se trabajará en estas dos poblaciones del distrito de Bonaigaon: Bashbari, con 7 aldeas y 350 habitantes, y Bahalpur, que centraliza 3 campos de té, con 2000 habitantes. El presupuesto total del proyecto es de 50.922 euros. Con una duración de dos años, Manos Unidas aportará 45.719 euros, mientras que el resto, 5.202 euros será la contribución local. El socio local en la zona son los misioneros de San Francisco de Sales, que llevan trabajando en la zona desde 1975, con actividades educativas y de desarrollo, muy especialmente dirigidas a mujeres.

Este proyecto está dirigido a mujeres tribales de esas dos poblaciones, cuya situación es muy precaria. El objetivo es empoderarlas tanto cultural como económicamente. La población de Bashbari y Bahalbur es aborigen. Pertenecen a distintas tribus: Bodos, Rabhas, Garos, Santhalis, Rajbongsis y algunos bengalíes. Tienen una economía de subsistencia, viven del campo, fundamentalmente del cultivo del té, y de los productos del bosque.

Tanto la educación como la sanidad están muy desatendidas. Hay escuelas primarias gubernamentales, que no funcionan, y en el aspecto de higiene y prevención, las condiciones son penosas: la malaria, tuberculosis y disentería son enfermedades habituales. La malnutrición de las madres y la falta de conocimientos higiénico-dietéticos hace que la mortalidad de madres lactantes y neonatos, sea elevadísima.

Se busca el empoderamiento de la mujer, pieza clave para el desarrollo, a través de la promoción de la salud, la educación, y la economía, objetivo fundamental que se desarrolla a través de 5 distintas actividades generadoras de ingresos.

Con el proyecto se financiará los salarios de dos coordinadores (uno por cada centro), un oficial de proyectos y siete trabajadores comunitarios, los cursos de formación y un fondo rotativo para iniciar las actividades generadoras de ingresos, así como parte de los gastos de funcionamiento. La contribución local es el 10% del total.

Las beneficiarias directas serán 2.350 mujeres, que han participado activamente en la elaboración del proyecto. Los jefes de los pueblos, y los consejos de los pueblos, integrados mayoritariamente por hombres, también se han involucrado en las discusiones y planificación, así como los oficiales de los campos de té.

Todas las beneficiarias se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. Se valorará la actividad de los distintos grupos de autoayuda, y se entrevistará a las mujeres más interesadas. Además, se dará prioridad a las viudas, víctimas del tráfico y de la violencia.