La Iglesia de San Pedro, tampoco quedará exenta de edificios en su ala oeste

Iglesia San Pedro El Viejo

Finalmente el bar Brillante se salvará de la piqueta y su propietario no tendrá que derribarlo. La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca ha modificado el Plan General de Ordenación Urbana para adaptarlo a la sentencia que permite al propietario de dicho establecimiento conservarlo en pie.  La idea del Ayuntamiento era que hubiera desaparecido cualquier edificación que tocara San Pedro el Viejo por todas sus partes, sin embargo, no será posible.  Hasta la fecha, solo se han podido dejar exentos los ábsides. La parte del claustro seguirá unida a la antigua casa de los Llanas, al hacerse los actuales propietarios con la propiedad de la misma, como ha venido denunciando la Asociación de Obreros de San Pedro.  En lo que respecta al ala oeste, el Plan General contemplaba dejar exenta la iglesia, quedando el pasillo entre el monumento y las edificaciones de la Plaza Luis López Allué como una propiedad y uso privado.  Sin embargo, una sentencia judicial ha dado al traste con esa planificación, y ha terminado dando la razón al propietario del antiguo bar Brillante. Según el juez, el bar puede seguir pegado a la iglesia y, aunque está cerrado, podría incluso volver a abrirlo.