Los barrios de Huesca plantean soluciones a los efectos del botellón

Tratar de solucionar o, al menos, minimizar los efectos del botellón, especialmente durante las fiestas de San Lorenzo, es el motivo de la reunión que mantendrán este miércoles, a las 20.00 horas, los representantes de los barrios de Huesca. Mayor presencia policial con carácter disuasorio, más iluminación y la colocación de más urinarios y cubos de basura son algunas de las medidas que plantean.  A pesar de la dificultad de conciliar el derecho al descanso con la diversión de los jóvenes en estas fechas, desde las asociaciones vecinales ven necesario acometer un problema que afecta a muchos ciudadanos de Huesca, sobre todo a aquellos que viven en el barrio de San Lorenzo.  Las afecciones que se derivan de la práctica del botellón, señalan, son muy grandes y se deben tomar medidas para evitarlas o, al menos reducirlas. Sobre todo en aquellos espacios en los que pueden llegar a concentrarse entre 3.000 y 4.000 personas sin ningún tipo de control.   Las sugerencias se trasladarán a la comisión constituida con este fin en el Ayuntamiento de Huesca, que se reúne el próximo 9 de abril. Encuentro al que asistirán representantes de los barrios de San Lorenzo y Mª Auxiliadora, del consistorio oscense, Policía Local y del Consejo de la Juventud. Las medidas consensuadas pasarán, para su posterior debate, al Observatorio de Convivencia. 

Comentarios