El PAR defiende la importancia de las cajas rurales

El Partido Aragonés ha tomado la iniciativa en defensa de los servicios y de la tarea que vienen realizando las cajas rurales y cooperativas de crédito para la economía de Aragón en general y, en especial, para los aragoneses del medio rural aunque también en las ciudades, que podrían verse afectados y perjudicados por el proceso de reforma de las normas y estructura de este ámbito concreto del sector financiero, que ha anunciado el Ministerio de Economía y Competitividad.

Según la proposición de no Ley presentada por el Grupo parlamentario del Partido Aragonés en las Cortes de Aragón e impulsada por su diputado Antonio Ruspira, “valorando la importante contribución de las cooperativas de crédito aragonesas a la prosperidad de la Comunidad”, hay que evitar “que cualquier modificación general del régimen jurídico de estas entidades en España o, en su caso, un obligado proceso de fusión o ‘bancarización’ pudiera afectar de forma perjudicial a los servicios que prestan en la actualidad e indirectamente llegara a restar recursos y apoyo al imprescindible fomento del desarrollo territorial equilibrado y la economía de Aragón, y del empleo y la calidad de vida de los aragoneses.” El PAR insta al Gobierno de Aragón a dirigirse al Ministerio con ese objetivo.

Ruspira explica en los antecedentes que la revisión del marco jurídico de las cooperativas de crédito podría además promover la concentración o fusión de entidades, incluyendo la creación de un único banco. “Este modelo está representado actualmente en Aragón -detalla el diputado el PAR-, tras diversos procesos de integración, esencialmente por Bantierra y Caja Rural de Teruel, que agrupan a otras cooperativas y forman parte del Grupo Caja Rural” y que están “fuerte y largamente implantadas en la Comunidad, con oficinas en numerosas localidades en particular del medio rural, aunque con amplia presencia también en las ciudades aragonesas”, prestando “servicios de carácter común con otros actores del sector financiero” aunque “su actividad y despliegue resulta especialmente importante para el impulso de proyectos empresariales, sociales y familiares sobre el territorio, contribuyendo al desarrollo equilibrado de Aragón y la economía, empleo y calidad de vida de la Comunidad.” Antonio Ruspira también señala la “estabilidad de estas cooperativas de crédito que no han requerido ayudas a pesar de la crisis que ha convulsionado la banca y las cajas.”

El diputado del PAR ha indicado además que “el sector financiero es vital para cualquier economía y de la misma manera que defendimos la creación de una entidad aragonesa en el proceso de fusiones de las cajas de ahorro, que ha conducido a la integración positiva de IberCaja y Caja3, debemos defender la relevancia para muchos aragoneses y para el conjunto la Comunidad de las cooperativas de crédito y su actividad que, en el global de las grandes cifras presentan un volumen menor pero proporcionalmente, son decisivas sobre el territorio, en muchas zonas y para muchas empresas y familias”.

Comentarios