Solo un fallecido en carreteras altoaragonesas en los tres primeros meses del año

Accidente de tráfico

Siguen mejorando las cifras de accidentalidad en la provincia de Huesca. En los primeros tres meses del año solo se contabiliza un fallecido en vías altoaragonesas, frente a los 3 del mismo periodo del año pasado. Descienden también el número de accidentes, de 83 a 59 y el número de heridos, que pasa de 116 a 80.

Pese a estas cifras, la Subdelegada del Gobierno en Huesca, María Teresa Lacruz, pide aunar esfuerzos para mejorar la seguridad vial y seguir reduciendo la siniestralidad en las vías urbanas. Para Lacruz, “no hay que bajar la guardia ni darnos por satisfechos mientras haya una víctima en las vías urbanas e interurbanas”.

Una petición que hacía en la reunión de este lunes con los responsables de las Policías Locales de siete localidades de la provincia, con el jefe provincial de Tráfico, el Teniente Coronel de la Guardia Civil y el Comisario-jefe provincial del Cuerpo Nacional de Policía para coordinar la mejora de la movilidad y la seguridad vial.

Pese a que los datos provisionales de accidentalidad en la provincia de Huesca en el primer trimestre del año apuntan a una reducción en el número de accidentes, de fallecidos y de heridos con respecto al mismo periodo del año anterior, la Subdelegada del Gobierno, María Teresa Lacruz indicaba que “cuando se trata de salvar vidas en nuestras vías públicas nunca es suficiente el trabajo realizado y queda todavía mucho por hacer”.

Durante la reunión, celebrada en el Salón de Actos de la Subdelegación del Gobierno, se han analizado las actuaciones que los Ayuntamientos de la provincia pueden llevar a cabo para redundar en una menor siniestralidad en las vías urbanas. Entre ellas destacan la mejora en la recogida de información en materia de accidentes, la evaluación de los accidentes, la reordenación del territorio para minimizar los desplazamientos en los quehaceres diarios, la integración de los diferentes modos de desplazamiento en el núcleo urbano, la posibilidad de intervenir con modificaciones estructurales de bajo coste para segregar y apaciguar los diferentes tipos de tráfico, promoviendo específicamente, por ejemplo, la implantación de los caminos escolares seguros y de los planes de seguridad vial. También el uso de medidas telemáticas de control de tráfico, la adscripción a las campañas de seguridad vial que programa la DGT, o la inclusión en las actividades formativas del municipio en aspectos de movilidad segura.

Comentarios