“Estudiar en mi barrio”

Ana García García

“Estudiar en mi barrio” Quisiera manifestar mi indignación como ciudadana de Huesca y como madre de un niño que iniciará su andadura escolar en septiembre de este año. Este mes de marzo como es sabido por todos, padres, madres y familiares de niños en edad de escolarización, se ha procedido al proceso de inscripción de los niños nacidos en el 2011, una vez concluido, ha puesto de manifiesto una gran desigualdad de inscripciones en los colegios elegidos por los padres, bien sea por proximidad de domicilio familiar o de trabajo.

Además denota un claro rechazo por algunos centros educativos, siendo el colegio del Barrio Perpetuo Socorro, una opción muy “olvidada”, donde si los datos no me bailan han sido 26 niños inscritos en total, para las dos vías con las que el centro educativo cuenta, al igual que el resto de los centros. No quiero entrar en las decisiones que se adoptaron el año pasado por parte del consejo escolar y FADAR, (Federación de Padres y Madres de Aragón), si no estoy equivocada fue por mayoría, y en la que se determinaba que todos los centros educativos de Huesca mantuvieran abiertas dos vías para hacer viable, las dos vías de “todos” los colegios oscenses. Principalmente, porque de no ser de ese modo, con llevaba a la pérdida de una vía en algún centro educativo, concretamente en el Pio XII, pero que desgraciadamente las consecuencias de una vía en ese centro educativo puede llevar a instaurarse definitivamente en un colegio para inmigrantes y colectivos denostados y a su desaparición en un futuro no muy lejano.

Este hecho no es puntual en esta convocatoria, sino que es un repetitivo año tras año lamentablemente. La situación en el barrio del Perpetuo Socorro en Huesca, con población inmigrante y de raza gitana, que por su puesto acuden al centro educativo de su barrio, ha derivado en un rechazo de padres y madres “autóctonos” para llevar a sus hijos al centro educativo Pio XII. Y que además están en todo su derecho como padres de elegir el centro educativo que quieren para sus hijos. Estas letras no quieren nada más que intentar hacer reflexionar ante el hecho de que sin conocer se está despreciando un proyecto educativo, profesores, educadores, alumnado, un colectivo, un barrio, donde se trabaja muy bien, tienen un proyecto educativo que es envidiable y que desgraciadamente no tienen la oportunidad de mostrarlo, porque de entrada se rechaza, por prejuicios, por habladurías, en definitiva por desconocimiento. En nuestro proceso familiar para elegir el centro educativo donde escolarizar a nuestro hijo, apostamos por conocer diversos centros que estaban dentro de nuestra zona de elección. Los visitamos, realizamos cuestiones a los profesores, reflexionamos y meditamos, siendo para mí fue una decisión muy difícil de tomar.

Finalmente optamos por el Pio XII, “el cole de nuestro barrio”, desde el principio tenía muchas opciones para ser el elegido. Nuestro hijo estudiará en un centro educativo donde cuenta con un equipo de profesores con una vocación manifiesta, con una asociación de padres y madres que luchan por dar a conocer el centro, además de mejorarlo y por un alumnado que está fuera de prejuicios, afortunadamente son niños, que todavía no han entrado en el desprecio feroz, ante lo desconocido y por lo que yo he vivido quizás no lleguen porque, están siendo educados en la pluralidad de escuchar al otro, de a tender a las minorías. Sin más quería decir que he escuchado comentarios muy desagradables respecto al colegio del Pio XII, que creo que se hacen sin conocer la realidad, influenciados por unos o por otros y que desde luego no hace justicia al verdadero trabajo que se lleva a cabo, con rendimientos académicos tan buenos como los que pueden darse en otros centros educativos.

Comentarios