El PAR apoya en el Senado la moción sobre las plantas de tratamiento de purines, que no logra salir adelante

El Partido Aragonés (PAR) votaba a favor una moción que se presentaba en el Senado, en la que se manifestaba la “preocupación por el negativo impacto que podría tener el cierre de las plantas de tratamiento de purines, desde las perspectivas medioambiental y de sostenibilidad y competitividad de las explotaciones ganaderas, particularmente del sector porcino”. Sin embargo, la iniciativa y sus enmiendas de adición eran rechazadas finalmente por el pleno de la Cámara Alta.

En la propuesta, también se instaba al Gobierno “a impulsar determinadas medidas para garantizar su continuidad como instrumentos de política económica destinados al apoyo del sector porcino”. La iniciativa demandaba “una moratoria” en la aplicación de las decisiones que han derivado en el cierre de las plantas y la modificación de esta nueva regulación “al objeto de reconocer la singularidad y relevancia de estas instalaciones para llevar a cabo el tratamiento de los residuos del ganado”.

A ese texto se sumaban diversas enmiendas, también apoyadas por el PAR, en las que se pide al Gobierno central “un marco definitivo que fije unas condiciones específicas de acceso a la energía para la agricultura, la ganadería, las industrias de transformación alimentaria, y la gestión de residuos, atendiendo a su carácter estratégico; a su aportación esencial al conjunto de la sociedad, y en especial, al empleo y al desarrollo del mundo rural”.

Enmiendas también referentes a que el ejecutivo impulse “negociaciones y acuerdos entre el Gobierno, las asociaciones de energías renovables, de cogeneración y de desimpacto ambiental de los purines, al objeto de propiciar soluciones”. Y a que instrumente “fórmulas de apoyo al transporte de purines desde las zonas eminentemente ganaderas a las más próximas de producción cerealista” y “propiciar acuerdos entre ganaderos y agricultores”.

Los senadores del Partido Aragonés -Belén Ibarz (Huesca), Rosa Santos (Zaragoza) y José María Fuster (Teruel)- mantenían de esta forma la posición defendida por el PAR en las diputaciones de Huesca y Teruel, en ayuntamientos y en las Cortes de Aragón sobre este importante asunto para la Comunidad de Aragón, donde el sector porcino y el de las energías renovables tienen gran trascendencia territorial, social y económica.

Desde el PAR recuerdan que la DPH alcanzaba la semana pasada una resolución unánime en apoyo de los sectores afectados, de la moratoria que permita encontrar una salida consensuada y en defensa de la actividad de las plantas aragonesas y los puestos de trabajo que generan, reclamando alternativas.

Comentarios