Socorro Romano analiza en el Campus de Huesca la gestión de la memoria marítima a partir de la labor del Museo Naval de San Sebastián

La directora del Museo Naval de San Sebastián, Socorro Romano, analiza en el Campus de Huesca, la gestión de la memoria y el patrimonio marítimos a partir de la labor que realizada a lo largo de más de 20 años por este centro expositivo. La conferencia, abierta al público, e integrada en la programación del Máster en Museos de la Universidad de Zaragoza, tendrá lugar este viernes, 11 de abril, a partir de las17,30 horas, en la Facultad de Ciencias Humanas y Educación.

En su exposición Romano, revisará la labor realizada por el Untzi Museoa en torno a las manifestaciones, materiales e inmateriales, de la relación entre el ser humano y el mar, y cómo, a lo largo de los 23 años de existencia de este centro dependiente de la Diputación de Guipúzcoa, se ha modificado la concepción de qué es ‘patrimonio’.

Actualmente el Museo, que está situado en el puerto, en un edificio del siglo XVIII, vinculado a la vida marina de la ciudad, “conserva”, señala como ejemplo, “más de 30 embarcaciones”, piezas que hace dos décadas “no eran consideradas patrimonio”. También resalta el hecho de que esta entidad se haya hecho cargo de la conservación, como bien cultural, de un astillero, situado, como otros elementos con los que trabajan, fuera del ámbito físico del propio museo, e incluso, en esta ocasión, en otra localidad, Lekeitio.

La conferenciante también explicará la labor de investigación, vinculada a este patrimonio, que se realiza desde el museo, y las publicaciones que entre las que se incluyen, además de los catálogos para las exposiciones temporales, una revista de estudios marítimos y diversas publicaciones digitales.

La interacción con el público, a través de diversas propuestas educativas que desarrolla el museo, en muchos casos fuera del edificio que lo alberga, es otro de los aspectos que abordará. El muelle adjunto, la plaza o las calles de la ciudad -en las que organizan distintos itinerarios vinculados con la cultura marítima-, son escenarios habituales de estas iniciativas que, precisa, dedican especial atención a colectivos con problemáticas específicas entre los que se encuentran personas con diversidad funcional, grupos en situación de exclusión social, o población reclusa.

Las consecuencias de la crisis para los museos y otros centros culturales también ocuparán una parte de su intervención. Reducción de las propuestas expositivas, o de las actividades, problemas para asumir la conservación de algunos bienes, e incluso cierres de algunos de estos espacios, son algunas de las dinámicas generadas que valorará la ponente.

Comentarios