El Kiosco de Manolita “cierra”. Gracias por todo

Sus hijas: Marivi, Magdalena, Anabel y Cris y familia

Pues nada, que nos vamos. Más de cincuenta años después, el Kiosco de Manolita cierra. Por real decreto, por el artículo 33 o porque el ayuntamiento quiere un nuevo proyecto para el parque, que le hace mucha falta. En eso coincidimos todos.

Asumimos que legalmente las cosas son así y una concesión acaba y punto, la administración no tiene por qué tener corazón. En eso también coincidimos y dios nos libre de cuestionar lo que es legal.

Pero, eso sí, vuelven a fallar las formas. Las “formas” no son solo un gesto de protocolo, deben  de ser el aval de quien gobierna una ciudad; es lo que demuestra que los ciudadanos no somos solo votos, sino que somos lo primero para un gobernante, su prioridad y como tal debe de tratarnos: personas, no números de expedientes.  Como hablamos del  Kiosco de Manolita poco más hay que contar. Casi tres generaciones en danza por la memoria colectiva. Y frente a eso una carta donde se nos insta a “que con fecha 1 de mayo de 2014 deje libres los  dos quioscos situados en el Paseo de la Constitución” (sic)

Y ya está.

Con una rúbrica oficial despedimos a un pedacito de la historia de la ciudad. Sí, señor alcalde, porque todos hacemos historia. Usted también. Su política, sus empresas, las del vecino del quinto y el bar de la esquina, todos hacemos historia y la historia nos va colocando a cada uno en el sitio que nos hemos ganado. Todos dejamos huellas, la decisión de los que vienen es la de seguir unas u otras, pero todos las dejamos impresas en algún lugar.

Manolita se ha ganado un buen sitio. Y ese sitio se lo han dado sus queridísimos clientes, quienes la siguen visitando cada verano en casa; el sitio se lo damos su familia y se lo dieron los empresarios de Acomseja. No buscamos reconocimiento, quien conozca a Manolita lo sabe.

Pero ¿con una carta de tres párrafos ya está?. Y con una frase que ofende cuando afirma que  desde 1987 el ayuntamiento “ha consentido  su ocupación”. A trabajar y pagar en tiempo y forma no le va el verbo consentir.

Somos los primeros, como vecinos de Jaca, que queremos ver nuestro paseo en condiciones y le aseguramos que nos gustará verlo brillar como antes, como cuando el kiosco de Manolita era el lugar de encuentro. No estará el kiosco pero es lo de menos, algún día tenía que ser y ya ha sido. Pero ¿usted cree que son formas?. Nosotros creemos que no .Somos una familia grande que queremos quedarnos en esta ciudad que nos parió porque nos gusta. Unos han podido otros no, pero todos vuelven y los más jóvenes se van quedando. Así que  todavía tiene tajo para seguir poniendo palos a más ruedas. Nosotros no reblamos, pero la alcaldía tiene la firma. Pero con la firma, nunca discutible, no se olvide de las formas. Para la próxima. Que seguro que habrá.

Y eso sí, lo MÁS importante. Muchísimas gracias a todos los que habéis pasado en este más de medio siglo por el kiosco. Manolita os lleva a todos y cada uno de vosotros en el corazón. Esta ciudad se ha hecho estableciendo lazos de cariño entre todos y eso es lo mejor, lo admirable, es lo que hace ciudad. Nosotros seguimos trabajando, como vosotros o intentándolo. Jaca es nuestra ciudad,  nuestra casa y nos gusta.

Gracias

 

Comentarios