Huesca vivió sus primeras procesiones de la Semana Santa

Tras la celebración del Domingo de Ramos en Huesca y de las procesiones de la Entrada de Jesús en Jerusalén y del Cristo de los Gitanos, éstas van a ir sucediéndose a lo largo de toda la Semana Santa. Hoy es el turno del Cenáculo y del Prendimiento.

Coincidiendo con la celebración de su 75 aniversario, la Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno realizaba una procesión extraordinaria, que tenía lugar este sábado, saliendo desde la Catedral de Huesca. También se presentaba este sábado el nuevo estandarte de la Cofradía, que ha sido bordado por un especialista en este tipo de trabajos de El Puerto de Santa María.

Por la tarde tenía lugar el traslado de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Se trata de un acto, que se viene realizando tradicionalmente desde hace más de 25 años, y que es desconocido por muchos oscenses. En dicho acto, se coloca la imagen del Nazareno sobre la peana, preparándolo para procesionar. El traslado se realiza desde el Convento de la Asunción, donde se guarda este Cristo a lo largo de todo el año, hasta la Catedral.

Este Domingo de Ramos, se celebraba por cuarto año en Huesca, la Procesión de la Entrada de Jesús en Jerusalén. En la Catedral tenía lugar la bendición de ramos, en una jornada marcada por el buen tiempo, el sol, y el público de todas las edades, que se acercaba tanto a la Plaza como durante el recorrido de la procesión, organizada por la Cofradía de San José y Santa Ana. A su término, se celebraba la Eucaristía.

Y ayer domingo era el turno de la procesión del Cristo de los Gitanos que se celebraba por tercera vez. El recorrido partía de la Catedral para recorrer buena parte del casco Viejo y regresar a la catedral. Numeroso público acompañaba a la Cofradía del Cristo de los Gitanos durante la procesión que, en algún punto, estaba acompañada del sonido de las saetas.

Comentarios