Sesué, Charo y Pocino verán mejoradas sus redes de abastecimiento y saneamiento de agua

La Diputación Provincial de Huesca ha adjudicado los trabajos con los que se mejorará la red de abastecimiento y saneamiento de agua en el municipio de Sesué, en la Ribagorza, y en Charo y Pocino, dos núcleos de población pertenecientes a La Fueva.

En el caso de Sesué, se invertirán 133.000 euros. Las obras se centrarán en realizar una nueva captación de aguas subterráneas que mejore la red de abastecimiento y saneamiento de la localidad. Para ello, se contempla la construcción de un nuevo depósito de hormigón armado que tendrá una capacidad total de 200 metros cúbicos.

El vaso contará con suministro de agua, desagüe-aliviadero y toma de abastecimiento, además de instalar un equipo dosificador de cloro que se alimentará a partir de la instalación eléctrica del depósito existente, lo mismo que el sistema de alumbrado de la caseta de válvulas que estará ubicada junto al nuevo depósito y que tendrá una estructura similar.

Este nuevo sistema será capaz de suministrar un caudal máximo de 320 metros cúbicos al día. En Sesué se ha proyectado también cubrir la captación existente mediante un pozo de bombeo.

También se actuará en Sos, localidad perteneciente al término municipal de Sesué, donde se ejecutará una nueva captación subterránea y bombeo al depósito de regulación. Con la colocación de una bomba en la nueva instalación se impulsará el agua hacia el depósito existente por medio de una tubería. También se realizará una segunda impulsión de menor entidad para elevar el agua procedente del depósito existente hasta las inmediaciones de una vivienda próxima en la pista de acceso.

Además, se vallará el depósito, se arreglará la pista que lleva hasta él y se sustituirá la obra de drenaje transversal en las inmediaciones con un tubo de hormigón armado para evitar inundaciones.

Y en Charo y Pocino se invertirán 80.000 euros que servirán para construir un nuevo ramal de abastecimiento que llevará el agua hasta estos núcleos. En la práctica supone mejorar la calidad de las aguas suministradas y pasar de las dos impulsiones existentes a una con el consiguiente ahorro energético.

Desde el punto de conexión previsto a la red general -para lo que se ejecutará un pozo-, el agua transcurrirá hasta el cementerio de Charo, punto en el cual se realizará un bombeo al depósito del barrio alto de Charo. Serán unos 600 metros, y desde allí se suministrará tanto al depósito del barrio bajo de Charo como al del núcleo de Pocino con otros 700 metros de tubería, aprovechando las infraestructuras y conexiones existentes. De esta forma, las obras conseguirán disminuir la altura total de elevación existente y quedará invertido el sentido de circulación que pasará de una conducción de impulsión a circular por gravedad.

Ambas actuaciones se enmarcan dentro del convenio de colaboración entre la Diputación Provincial de Huesca, el Ministerio de Medio Ambiente, el Gobierno de Aragón y la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (ADELPA)

Comentarios