Fervor e ilusión en una multitudinaria procesión del Santo Entierro

Viernes Santo Entierro procesión

Miles de oscenses se arremolinaban este viernes en las calles más céntricas de Huesca para vivir de cerca el Santo Entierro. El año pasado no pudo salir debido a la lluvia y quizá por esto, unido al buen tiempo, hacía de esta procesión la más multitudinaria de todas las que han salido este año en la capital altoaragonesa.

Los 20 pasos, uno restaurado este año y varios el año pasado que no se pudieron ver por la suspensión de la procesión, salían a la calle acompañados de las 15 cofradías de Huesca y de más de las más de 1.500 personas que participan en esta marcha entre cofrades, romanos, la Banda de Música de Huesca o personajes bíblicos, como hebreas o profetas. Como ocurriera otros años, este tampoco se cubrían todos los personajes, como los Apóstoles o los seis personajes ancianos que portan los hachones que acompañan al Cristo Yacente.

Precisamente, dos de las novedades de este año tenía que ver con este Cristo Yacente: era portado a hombros sobre la peana que tuvo hasta hace dos años, y las cofradías no guardaban sus pasos en la Iglesia de Santo Domingo como es tradicional al finalizar la procesión, pues esperaban la llegada del Cristo, que entraba en el templo ante la atenta mirada de cofrades, oscenses y los pasos procesionales.

En lo que a pasos restaurados se refiere, los oscenses podían ver el Cenáculo con reparaciones de los personajes, nuevos alimentos y vajilla sobre la mesa y algunos arreglos en la peana. También se podían ver los pasos que se repararon el año pasado pero que no salieron a causa de la lluvia: el nuevo plateado de la peana de la Dolorosa, y los suelos repintados del Prendimiento y la Oración en el huerto.

Una escuadra con militares voluntarios del Acuartelamiento Sancho Ramírez de Huesca participaba en la comitiva acompañando al Cristo Yacente, con las autoridades civiles y militares, que cerraban la procesión.

El Sábado Santo, de nuevo, todas las iglesias contarán con celebraciones de la Vigilia Pascual, en horarios que van desde las 10 de la noche hasta las once. Y el domingo, se celebrará la festividad del Domingo de Pascua, con la procesión del Cristo Resucitado, que se encontrará en la plaza de San Pedro con la Virgen de la Esperanza. Contará con la imagen del Cristo Resucitado, realizada por Pascual de Ipas hacia el año 1789, que se puede ver, habitualmente, en el Museo Diocesano, y también con la de la Virgen de la Esperanza, una iconografía tradicional de Virgen Dolorosa, que se venera en la Catedral, y cuya peana, este año se portará a hombros por mujeres cofrades.

GALERÍA DE FOTOS

Comentarios