Sallent cuenta con una escultura de su vecino más famoso, Fermín Arrudi

Enfermo de acromegalia, su cuerpo creció desmesuradamente, llegando a alcanzar los 2,29 metros de altura, convirtiéndose en el aragonés más alto de todos los tiempos y el hombre europeo más alto de su época. Sus convecinos, con la financiación del Ayuntamiento y la Diputación de Huesca, participaban días atrás en la inauguración de la escultura a tamaño natural que ha sido colocada en la Plaza del Ayuntamiento de Sallent,

En este merecido homenaje, a uno de sus personajes más ilustres han acudido diversas autoridades locales, comarcales y provinciales, así como los descendientes directos del Gigante. Su sobrino nieto, Pedro Alamañac Arrudi, ha sido el encargado de recordar la figura de Fermín, un hombre amable, desprendido, que siempre amo a sus montañas,

Su altura, junto a su habilidad para la música lo llevaron a viajar por toda España, Europa, norte de África y América, aunque él añoraba su vida en Sallent, su pueblo natal. Se casó con una francesa, y no tuvo descendencia. Murió muy joven, a la edad de 43 años por la citada enfermedad.

La última parte de su vida estuvo marcada por un viaje a Argentina. La Expo de Zaragoza de 1908 fue su última salida espectacular.

En el acto el Grupo Folklórico de la localidad quiso rendirle un homenaje interpretando varias jotas para quién disfrutó de la música de su tierra, como amante del folclore.

La escultura ha sido realizada a tamaño natural por el escultor jaqués Pedro Larraz, que ha informado como fue el proceso del proyecto y posterior realización en arcilla para la creación del molde, que se envío a una empresa zaragozana, para posteriormente crear la escultura fundida en bronce.

Comentarios