El Palacio de la Aljafería acogerá la entrega del Premio Aragón a Atades y Atades Huesca

ATADES Huesca

El acto institucional del Día de Aragón va a tener un fuerte sabor altoaragonés con la entrega, este miércoles a las 12 en el Palacio de la Aljafería, del Premio Aragón 2014 a Atades Huesca, un premio que comparte con la organización que lleva el mismo nombre y que trabaja en el resto de la Comunidad Autónoma. Se trata del máximo reconocimiento que concede el Gobierno de Aragón, y que se entrega éste año “por la desinteresada y fructífera trayectoria en el campo de la discapacidad intelectual” que realizan ambas organizaciones. El Día de Aragón también acogerá la entrega de la Medalla de las Cortes, a la Academia General Militar.

Es habitual que Gobierno de Aragón y Cortes celebran de forma conjunta el Día de San Jorge. Está prevista la asistencia de unos 1000 invitados con amplia representación de dirigentes aragoneses del ámbito político además de las principales instituciones económicas, sociales y culturales. Por parte de Atades Huesca acudirán una treintena de trabajadores, usuarios y familiares, y será su presidente Lorenzo Torrente, quien pronuncie un breve discurso de agradecimiento.

En el año de su 50 aniversario Atades Huesca también recibirá la Medalla de Oro de la Ciudad.

50 AÑOS DE ATADES HUESCA

Atades Huesca es una entidad sin ánimo de lucro declarada de utilidad pública. En 2014 la Asociación en Huesca cumple 50 años de vida, medio siglo de trabajo para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y la de sus familias. Lo hace desde diferentes ámbitos: vivienda, empleo, salud, formación, ocio y tiempo libre, deporte, autonomía personal y social. En la actualidad Atades Huesca atiende a un total de 500 personas.

Para conseguir este objetivo y proporcionar a las personas con discapacidad intelectual los servicios requeridos, tienen en marcha una red de infraestructuras que en la actualidad gestiona 6 centros en toda la provincia: Barbastro, Boltaña, Fraga, Huesca, Monzón y Martillué.

Comentarios