Un amplio programa cultural para descubrir la impronta de César Augusto en Aragón

César Augusto

Aragón conmemora el bimilenario del fallecimiento de César Augusto. Un amplio programa cultural organizado conjuntamente por el Gobierno de Aragón y los ayuntamientos de Zaragoza, Huesca, Calatayud, Tarazona y Velilla de Ebro servirá para mostrar los principales hitos de la figura del emperador romano y la huella que dejó en Aragón.

Las exposiciones son otro de los aspectos relevantes de la programación. De la decena de exhibiciones que se podrán visitar hasta final de año, una de ellas es “Urbs Victrix Osca. La huella de Augusto” que acogerá el Museo de Huesca a partir del 28 de agosto.

Más de medio centenar de actividades, que comienzan esta semana y se prolongarán hasta finales de año, centrarán la agenda. La programación se inaugura con las Jornadas romanas en Zaragoza, que incluyen un ciclo de conferencias en torno a la fundación de la Colonia Caesar Augusta, y continuará con diversas representaciones teatrales, talleres, conferencias visitas guiadas y reconstrucciones históricas.

La temática de los actos girará en torno a los aspectos de la vida cotidiana en época de Augusto, desde la cocina al mundo funerario, pasando por la escritura, el adorno personal, los juegos y pasatiempos, la religión, los ritos sociales, el comercio o las monedas. También se abordarán el urbanismo y las redes de carreteras de la época o el episodio de su curación milagrosa en las aguas sagradas de Turiaso, entre otros.

Las actividades tendrán lugar en las localidades aragonesas ligadas a Augusto: Caesar Augusta (Zaragoza), la única ciudad del imperio romano que ostentó el nombre del emperador, en la Colonia Victrix Iulia Celsa, la primera colonia del Ebro (Velilla de Ebro), los municipios de Turiaso (Tarazona), Augusta Bilbilis (Calatayud) y Vrbs Victrix Osca (Huesca).

César Augusto (Annus Augusti MMXIV)

El 19 de agosto del año 14 de nuestra Era, falleció en Nola el emperador Augusto, a la edad de 77 años. Tras más de cuarenta años de gobierno, período que los propios contemporáneos bautizaron como el siglo de Augusto, Roma entró en un próspero período de renovación política, religiosa y jurídica.

Esta época tuvo su mejor cara en la reorganización y renovación del mundo romano, en forma de redes de carreteras, construcción y renovación de ciudades y una Edad de Oro en la literatura y las artes, al servicio de la ideología augustea.

Comentarios